Blog

Las algas marinas en la prevención del Alzheimer

  • Patricia Restrepo
  • Standard
  • 0

algas1

El Alzheimer es considerado por muchos expertos en nutrición inteligente como la diabetes tipo 3, y es que la relación entre Alzheimer y dieta, Alzheimer y consumo de azúcares simples, y los alimentos que llevan a la diabetes, como huevos, aves, atún, carnes curadas, horneados secos, tostados, todos de tenor muy yang, son consumidos masivamente y en exceso por la población actual.

Si se estima que 2 de cada 3 personas sufrirán de diabetes incluyendo a niños en temprana edad, esta cifra alarmante también refleja que en el futuro inmediato un tercio de la población va a perder la capacidad de recordar y de focalizar.

El Alzheimer, es una enfermedad degenerativa cerebral en la que las fibras nerviosas se enredan. Se acumulan depósitos de proteína o placas en los tejidos cerebrales conduciendo a la declinación del funcionamiento normal de la mente. Se caracteriza por una pérdida de memoria, desorientación y confusión. Esta enfermedad está acompañada de aturdimiento, cambios dramáticos de humor, y perdida gradual de las capacidades físicas y mentales. La persona se vuelve incomunicativa, e incapaz de ver por ella misma.

Desde la perspectiva macrobiótica, la causa principal del Alzheimer es un abuso continuado de alimentos extremos. En el pasado las personas eran comedidas con su comida, especialmente las personas mayores de 60 años que entendían con claridad el momento energético que estaban viviendo. En la actualidad esa sabiduría se perdió, y los alimentos que eran considerados festivos u ocasionales hoy se han hecho habituales y se consumen sin media, sin tener en cuenta la edad y otros aspectos.

La posguerra trajo como falsa “compensación” una supuesta abundancia y se desencadenó un desaforo por la comida que no tardó mucho en reflejarse en el origen de enfermedades que hasta entonces eran desconocidas.

Cuando se abusa, bien de alimentos muy yang o concentrados, como carnes, aves, embutidos, huevos quesos curados, o bien, de alimentos muy yin o expansivos, como azúcares simples especialmente miel, alimentos químicos, prefabricados, con aditivos y conservantes, gaseosos, helados y congelados, estos alimentos afectan la forma de pensar, las emociones y las funciones mentales. Si los nervios, centros neurológicos, células y tejidos cerebrales sufren de rigidez o están distendidos, se perjudica al pensamiento.

Fijaros lo que pasa cuando una persona ha bebido un exceso de alcohol, el pensamiento se distiende de tal manera que se pierde el control sobre las acciones y si se ha bebido sobrepasando nuestro límite, incluso necesita ayuda porque se pierde la memoria de las cosas sencillas como utilizar una llave para abrir una puerta, incluso llega a olvidar donde está y quienes son las personas que le rodean en ese momento.

La causa primaria de la enfermedad del Alzheimer es el consumo crónico de excesos de grasas, como el pollo, lácteos duros y huevos que afectan a los capilares y nervios, la causa secundaria es la ingesta excesiva de azúcares refinados, especialmente chocolate, miel y azúcar, muchos alimentos aceitosos y grasos, alimentos refinados, y el tan usado y temido “jarabe de maíz de alta fructosa”.

Estas sustancias afectan la síntesis de la vitamina B en los intestinos y en consecuencia el funcionamientos cerebral, es clara la relación que existe entre intestinos y el cerebro, la relación que existe entre el aparato digestivo, concretamente el páncreas y el cerebro profundo.

Hasta los años 80 se utilizaba el azúcar refinado que como todas sabemos, es una sustancia altamente dañina para el organismo y para la raza humana, pero la industria que siempre está buscando el oro, encontró en los años 80 a partir del almidón del maíz que ya era un producto refinado, el jarabe de maíz de alta fructosa mucho más perjudicial que el azúcar y que está presente en casi todos los alimentos industriales por su bajo costo para la industria incluso en los alimentos supuestamente “sanos”.

Las enfermedades cerebrovasculares están muy vinculadas al uso del azúcar, y aquí la palabra AZUCAR es muy extensa no te limites asociar azúcar con un polvo blanco, amplía tu visión, investiga, lee todas las etiquetas, y en realidad cualquier forma de edulcorante industrial que no devenga de las melazas de cereales es una forma de azúcar simple. Recuerda con un alto nivel de azúcar en la sangre somos más propensos a sufrir demencia o Alzheimer. El azúcar destruye los capilares sanguíneos finos, que en el cerebro puede conducir a la demencia vascular. Edulcorantes de cereales como la cebada y el arroz son una buena alternativa a los azúcares refinados.

Si se han producido cambios estructurales y funcionales en el cerebro y los nervios, puede ser dificultosa una recuperación completa, pero en las etapas tempranas a menudo puede ser detenido el proceso degenerativo del Alzheimer, pero claro no tiene que ver con pastillas o sustancias prodigiosas venidas de zonas lejanas. Es verdad que al Alzheimer como a cualquier otra condición degenerativa le afectan los excesos dietéticos y el estilo de vida, la introducción de las amalgamas con mercurio, el uso de las ollas con aluminio, la contaminación de las aguas por las tuberías donde hay excesos de estos metales son un factor contribuyente a la estrangulación de la red de capilares finos del cerebro.

En la practica dietética de la macrobiótica contamos con alimentos que ayudan a descargar del cuerpo sustancias nocivas como los metales pesados, las grasas acumuladas de años, el azúcar acumulado, así en un tiempo donde queremos exaltar los alimentos otorgándoles la categoría de “súper”, si hay un grupo de alimentos que se podrían laurear con este calificativo, serían los cereales integrales en grano, las legumbres de toda la vida, y las algas marinas que han sido utilizadas tradicionalmente por la humanidad en las zonas costeras.

Las algas son especialmente efectivas y nutritivas del cerebro, si bien no lo he mencionado, las enfermedades cerebrales están en aumento, especialmente el Alzheimer que ataca a personas cada vez más jóvenes, a partir de los 60 años, una de cada tres personas mayores de 60 tiene riesgo de padecerlo.

Una comida equilibrada basada en cereales integrales, legumbres, verduras de estación, semillas locales, sal marina no refinada, aceites de primera presión en frío, pequeña cantidad de frutas locales y algas marinas evitarían que sufriéramos de esta disfunción.

De todos estos alimentos mencionados las algas marinas, ricas en minerales mantendrán nuestro cerebro saludable, el cerebro como el corazón depende de un buen flujo de sangre que sea rico en oxígeno y nutrientes para que no se obstruyan los conductos. Las algas marinas, vegetales marinos, contienen 56 minerales y elementos necesarios para mantener nuestra salud con una concentración muchas veces más alta que la traza que se encuentra en los vegetales de tierra.

Pero además sustancias como el ácido algínico presente por ejemplo en el alga kombu, ayudan a desintoxicar el cuerpo de los temidos metales pesados, también contienen manitol un azúcar natural que nos ayuda a controlar los desórdenes de azúcar en la sangre y el ácido glutámico, un regulador natural del apetito que además contribuye a ablandar los alimentos cocinados.

Haciendo una síntesis de las propiedades de las algas, son estimulantes del metabolismo, regulan y equilibran los riñones y la circulación sanguínea, ayudan a eliminar líquidos, son alcalinizantes.

Ayudan a eliminar purinas procedentes de los alimentos proteicos animales. Poseen agentes capaces de reducir la absorción de elementos radioactivos y metales pesados del cuerpo. El yodo natural que contienen, puede eliminar el yodo radiactivo absorbido por la glándula tiroides (muy adecuadas cuando se recibe un tratamiento de quimioterapia).

Desde el punto de vista energético las algas nos hacen más flexibles, adaptables, potencian nuestro poder regenerativo y recuperan la memoria antigua y primitiva.

Hablar de todas las propiedades de las algas iba a ser muy extenso, así que dejo que hagas tu propia investigación y te documentes, te cuento parte de sus propiedades y usos.

Wakame: es una alga de color verde y sabor suave, se utiliza principalmente en sopas o cocinadas junto con otros vegetales. Ricas en calcio, hierro y otros minerales, es la más rica en vitaminas del grupo B. Activan la circulación y ayudan a equilibrar el sistema nervioso, así mismo contribuyen a la salud hepática.

Preparación: Pueden comerse cocinadas o crudas. Resultan especialmente sabrosas en la sopa de miso, o también cuando se remojan en zumo de naranja con un poco de jengibre fresco rallado y unas gotas de salsa de soja y vinagre de arroz, (de esta manera son muy apropiadas para acompañar platos de pescado o fritos).

Kombu: Se dice del alga KOMBU, que tiene todas las sustancias curativas que ha que tener un alimento, es de color verde oscuro y textura dura. Es las más ricas en yodo. Contienen ácido algínico muy beneficioso para los intestinos irritados a la vez que ayuda a eliminar tóxicos intestinales. Por el ácido glutámico que contienen ablandan la fibra de las legumbres (quedando más tiernas) y digestibles, y evitan la formación de gases intestinales.

Preparación: se utilizan en caldos y potajes, especialmente de legumbres. Son muy duras y es necesario remojarlas entre 25-30 min. y cocinarlas al menos 30-45 min o más. Basta con tomar el caldo donde han cocido para beneficiarse de sus propiedades.

Nori:  Las algas nori que se compran normalmente son un aglomerado prensado de partículas de esa alga. Su aspecto es de hoja cuadrada de color oscuro y morado. Son más conocidas en Occidente porque se usan para hacer sushi. Tienen una gran cantidad de vitamina A, muy útil para el fortalecimiento de la piel y las mucosas, ricas en proteínas y vitamina B12, calcio, hierro, potasio, vitamina C y del grupo B entre otras. Mezcladas con shoyou en una cocción larga a fuego lento, ayudan a descargar viejos azucares del cuerpo.

Preparación: Estas láminas se tuestan en el fuego o la sartén hasta que su color sea verde brillante. Luego se trocean para añadir a las verduras, a los arroces o a las sopas, para preparar condimentos, su sabor es suave.

Arame: de color negro, se comercializa en filamentos. Son muy ricas en hierro, calcio y azúcares naturales, útiles en el tratamiento de la diabetes, anemia, y el aparato reproductor femenino. Ideales para personas mayores y niños por su bajo contenido de sodio y su suave sabor. Dan elasticidad al sistema cardiovascular, especialmente recomendadas en personas con Alzheimer y demencia senil.

Proporción: Se remojan durante 10-15 min y están listas para comer en verano como complemento de ensaladas, cocidas con verduras redondas como calabaza, cebolla y repollo o con cereales como el mijo, proporcionan una estabilidad a la glucosa sanguínea y estabilidad emocional.

Hiziki: Tiene un aspecto similar a las arame pero son más duras y fuertes. Son muy ricas en calcio biodisponible (14 veces más que la leche) y en hierro, además contienen vitamina A, B2, niacina, B12 y ácido fólico. Muy útiles en la osteoporosis, por las madres gestantes y para los niños en edad de crecimiento. Evitan el encanecimiento prematuro del cabello y contribuyen a un cabello fuerte y sano.

Preparación: Se remojan uno 15 minutos y luego se cuecen con agua que las cubra durante 25-30 minutos o hasta que estén tiernas. A partir de ahí se pueden añadir a la paella, salteadas con un poco de aceite de sésamo incrementan el aporte de calcio.

Agar-agar: Al igual que es resto de las algas son ricas en minerales, en menor proporción que las algas pardas, son un preparado a partir de otras algas más duras y de sabor fuerte. Útiles para ayudar a evacuar a intestinos delicados, para refrescar en épocas calurosas, ayudan a las personas con problemas articulares, y en dietas de adelgazamiento por la sensación de saciedad que generan.

Preparación: Las agar-agar tienen sabor neutro. Se utiliza para hacer gelatinas (de frutas o de verduras, flanes…). Basta cocerlas unos 10 minutos en caldo de verduras o zumo hasta que se disuelven totalmente. Al enfriarse (1 h. prox.) quedará una gelatina sólida.

Otras algas como el alga dulce, se puede tomar ligeramente tostada, o remojada o añadida a guisos, es una rica fuente de hierro, para personas con déficit de este mineral, se puede tomar todos los días una pequeña cantidad y la mejoría es extraordinaria.

Algunas otras, como espagueti de mar, cochayuyo, o mekabu, son algas comidas tradicionalmente en pueblos costeros que al igual que las mencionadas arriba aportan minerales y sustancias beneficiosas que ya no se encuentran fácilmente en las verduras de tierra.

Las algas son fáciles de usar y bien preparadas son deliciosas, enriquecen nuestros platos de comida, se pueden añadir a guisos, pastas, arroces, tempuras, sopas, caldos.

Con una pequeña cantidad cada día obtenemos el aporte necesario, cuando están remojadas o cocidas duplican su tamaño.

Recetas

TEMPURA DE ALGAS NORY Y SESAMO NEGRO
Aporte de vitamina A y minerales.

Ingredientes:
4 hojas de alga nory
3 cucharadas de semillas de sésamo
1 cucharilla de tomillo
sal
pimienta
aceite de oliva
½ limón exprimido
½ vaso de agua
30 gramos de harina de arroz

Elaboración:
Añadir el zumo de limón al gua.
Incorporar la harina de arroz, la sal y las algas nory.
Triturar con la batidora hasta conseguir una mezcla uniforme.
Incorporar las semillas de sésamo, la pimienta y el tomillo.
Calentar el aceite en una cazuela para freír.
Con el aceite caliente, dejar caer con una cuchara la mezcla formando pequeñas tortitas.
Comer con un poco de daikon rallado o ensalada prensada.
¡Buen provecho¡

ENSALADA DE ALGAS WAKAME
Plato hepatoprotector, tonificante del hígado

Ingredientes:
2 tiras de alga wakame de 6 centímetros
Zumo de naranja
Unas gotas de zumo de jengibre
Unas gotas de shoyou
Unas gotas de vinagre de arroz
Semillas de sésamo tostadas
½ cebolla roja cortada en trozos pequeños

Elaboración:
Cortar las algas en trozos de 2 centímetros.
Remojar en el zumo de naranja.
Cuando estén blandas disponer en un cuenco, con la cebolla crujiente, aliñar con el shoyou, vinagre de arroz y zumo de jengibre.
Espolvorear con sésamo negro tostado.

TE DE ALGA KOMBU
Este té, clásico de la medicina macrobiótica, fortalece la sangre, ayuda a descargar las grasas y proteínas animales del cuerpo. Tiene propiedades calmantes, ayuda a restablecer las funciones nerviosas y a promover un pensamiento claro.

Elaboración:
1 trozo de alga kombu de 7 ½ centímetros.
Limpiar los restos de sal con un paño húmedo.
Llevarla a un cazo con un litro de agua.
Hacer hervir y luego reducir la llama.
Cocer hasta que el agua se reduzca a la mitad.

SALTEADO DE ALGAS ARAME CON CEBOLLA
Ayuda a equilibrar los niveles de azúcar en sangre, a eliminar cúmulos del aparato reproductor femenino.

Ingredientes:
1 cucharada sopera de algas arame
1 cebolla mediana
unas gotas de shoyou
1 cucharita de aceite de sésamo

Elaboración:
Dejar a remojo las algas en un poco de agua.
Cortar la cebolla en medias lunas finas.
Pincelar una sartén con aceite de sésamo.
Cuando el aceite este caliente, saltear las cebollas con una pizca de sal.
Agregar las algas sobre la cebolla, cubrir de agua, agregar unas gotas de shoyou y dejar cocer 15 minutos a fuego bajo.
Rectificar de shoyou, dejar cocer 5 minutos mas y servir.

HIJIKI SALTEADA CON JUDIAS VERDES
Gran aporte de calcio.

Ingredientes:
Un trozo pequeño de jengibre
1 trozo pequeño de cúrcuma
1 diente de ajo
1 cucharada de semillas de sésamo
Un manojo de judías verdes
1 cucharada sopera de algas hijiki
Una cucharita de aceite de sésamo
Una pizca de pimienta
Unas gotas de shoyou

Elaboración:
Dejar las algas hijiki a remojo.
Desechar el agua del remojo, hervir en un poco de agua durante 20 minutos y reservar.
Cortar las judías en tiras.
Cortar en cuadritos muy pequeños el ajo, el jengibre, la cúrcuma.
Rehogar en un poco de aceite, los ajos, el jengibre, y la cúrcuma.
Incorporar las algas hijiki con un poco de shoyou.
Agregar las judías y saltear 5 minutos más.
En el último momento añadir la pimienta y el sésamo.

CONDIMENTO DE ALGA DULCE
Ayuda a eliminar grasa del cuerpo, ideal en dietas de eliminación de grasa. Aporta hierro biodisponible a la dieta.

Ingredientes:
Alga dulce
Zumo de limón
2 gotas de shoyou

Elaboración:
Dejar a remojo el alga dulce en poco agua durante 5 minutos.
Mezclar zumo de limón con unas gotas de shoyou.
Empapar las algas en esta mezcla.
Servir como acompañamiento en las comidas.

SOPA DE LENTEJAS BELUGA CON ALGAS
Tonificante del riñón, aporte de minerales, aporte de hierro, nutritiva y revitalizante.

Ingredientes:
1 vasito de lentejas beluga
1 trozo de alga kombu de 2 centímetros
1 tira de alga wakame de 6 centímetros
100 gramos de zanahoria
1 cebolla roja mediana
100 gramos de col
perejil
sal marina

Elaboración:
Dejar a remojo el alga kombu durante 20 minutos
Lavar las lentejas
Cortar las verduras en trozos pequeños incluyendo las algas wakame
Filetear el alga kombu
Llevar todos los ingredientes a una olla mediana
Cocer durante 40 minutos, hasta que la sopa haga un calo trabado y espeso.
Corregir de sal y cocer 5 minutos más.
Servir con perejil.

GELATINA DE BONIATO
Plato saciante, dulce, relajante.

Evitar en invierno las personas con mucho frío.

Ingredientes:
4 boniatos medianos asados
2 vasos de zumo de manzana
½ cucharada de copos de agar-agar

Elaboración:
Triturar los boniatos con el zumo de manzana
Llevar al fuego.
Disolver los copos de agar agar en un poco de zumo de manzana.
Agregar a la cazuela y remover hasta que los copos se disuelvan totalmente, más o menos 10 minutos.
Llevar a un molde y dejar enfriar.
Servir con crema de cacao o de algarroba.

Tags: , ,

Show Comments (0)

This is a unique website which will require a more modern browser to work! Please upgrade today!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR