Blog

Claves sencillas desde la macrobiótica para vivir el gozo de una relación en pareja

  • Patricia Restrepo
  • Standard
  • 0

pareja-feliz

“Ama profunda y apasionadamente. Podrías salir herido, pero es la única forma de vivir la vida completamente”. Sabio consejo de la cultura asiática antigua.

La energía femenina viene de la tierra, la energía masculina proviene del cielo.
Estas dos energías antagónicas y complementarias tienen, justamente debido a su antagonismo, una carga magnética que genera una polaridad que conduce a la unidad para luego disolverse, devolviéndole a cada uno su esencia o carga “KI” y seguir la danza de la atracción.
Polaridad-unidad = cambio – generación.

La energía femenina según la concepción de la filosofía macrobiótica es más yin. La forma en la que la energía femenina experimenta la energía sexual se le compara con un lago, su crecimiento hacia el calor es lento, toma su tiempo, pero cuando la envuelve la ola de calor, esta permanece o puede permanecer mucho tiempo, por el contrario la energía masculina es más yang, se le compara con el fuego, le abraza la ola muy rápido y casi tan rápido como le abraza se apaga o se enfría.

Este misterio, que de entrada parece un capricho de la naturaleza, un desencuentro, cuando comprendemos las diferencias biológicas, orgánicas, emocionales y energéticas de la carga yin y yang lo podemos armonizar y convertirlo en ventaja y disfrute.

Vamos a analizar las diferencias que no son ni políticas, morales o religiosas, son simplemente las diferencias biológicas y estructurales, cuando nos reconciliamos con nuestra naturaleza inherente con aceptación y jubilo también en esa aceptación aceptamos las diferencias de nuestra pareja y el lugar emocional en la relación.

Una clave muy importante es entender que las diferencias biológicas no son una desigualdad, pero justamente estas diferencias son las que permiten que haya atracción y polaridad, todo en la naturaleza lo expresa así, estambres y pistilos = la flor, esta danza constante da lugar a la procreación y al arrobamiento místico del éxtasis. “Una clavija sin la toma de corriente nunca podría hacer la conexión y encender la lámpara”.

Para hacer un paralelismo sano, vamos a recurrir a la biología humana entre la espiral femenina y masculina.

La espiral yang masculina, formada por la energía del cielo, donde en la mayoría de los casos se manifiesta en el hombre o sexo masculino, tiene como característica corporal: más glóbulos rojos, huesos más densos, hombros más anchos, los órganos sexuales son externos porque vienen como una continuación de la espiral yang, tienen en el iris una parte que detecta el movimiento, lo que les permite disfrutar más con los juegos de balón y concentrar la mirada focalizada en un solo punto, de ahí la típica queja femenina “pero si lo tenias delante y no lo has encontrado, estaba en el armario en la parte de arriba” . ¡El sólo había mirado a la altura de los ojos!.

El hombre, en la mayoría de los casos, sólo puede realizar una sola cosa a la vez, tiene menos desarrollada la audición, con lo que escuchar y hacer simultáneamente otra tarea le es muy desafiante incluso imposible.

La espiral yin femenina, formada por la energía de la tierra, materializada en la mujer, tiene como característica corporal: más grasa, huesos menos densos, dependencia hormonal, dotada con la capacidad de hacer muchas cosas al mismo tiempo, tiene en el iris una parte que detecta los colores y las texturas, con una mirada más periférica y una capacidad de escucha mayor, incluso que permite escuchar sonidos de poca intensidad a lo lejos y también sociabilizar con mayor facilidad.

En un coche, cuando el hombre conduce y no encuentra una dirección, si va acompañado de una mujer, suele ser ella quien baja el cristal para preguntar.

En tiempos remotos donde posiblemente esté anclada nuestra constitución biológica actual, el hombre cazador, agudizó y focalizó la mirada para perseguir y hacerse con su presa, la mujer recolectó y cuidó la cueva con una mirada periférica y agudizando el oído comprobando que ninguna bestia se acercara y pusiera en peligro la vida de sus críos.

Es muy posible que estemos viviendo un momento de transformación como raza y en los próximos siglos estos parámetros sean otros, pero este paralelismo biológico sigue vigente actualmente.

Cuando la comida que comemos, para nutrir la energía femenina es de característica muy yang, como alimentos cárnicos, salados, horneados duros, los órganos internos, la cualidad sexual, la fertilidad, los ciclos menstruales, los biorritmos femeninos el disfrute y la libido se ven afectados.

Cuando se trata de nutrir la energía masculina, si la naturaleza de lo que se come es muy yin, como azúcares simples, exceso de fruta, zumos, batidos, chocolate, golosinas, líquidos fríos, incluyendo alcohol y drogas, la capacidad de fecundar, la vitalidad, determinación, seguridad, materialización, le erección y eyaculación orgánica en su tiempo, se verán afectadas más pronto o más tarde.

No significa que la cualidad yang deba ser nutrida con extremo yang como las carnes y otros, o que la cualidad yin deba ser nutrida por azúcares tropicales, chocolate y alimentos yin extremos, porque si ya hay un desafío por la naturaleza antagónica entre las dos energías, cuanto más extrema sea la cualidad de lo que comemos mayor será el reto para mantener o encontrar el punto de armonía y encuentro.

Vamos a tener en cuenta algunas claves esenciales, aunque la cuna de la energía sexual está en los riñones, las mujeres son hijas del bazo y los hombres del hígado.

Para cuidar la energía femenina en su aspecto más orgánico y claro también energético, incluso emocional, las mujeres deberían nutrirse de alimentos dulces naturales, no quiero decir azucarados. Poner más énfasis en verduras cocidas, cremas de verduras, legumbres, proteína vegetal, frutas cocidas, y complementar la dieta con cereales integrales en grano, pastas integrales, una pequeña cantidad de algas, menos sal, un poco de miso o shoyou, aceites de buena calidad, fruta y frutos secos, infusiones y los líquidos que demande el organismo. A la hora de las cocciones, preferir las cocciones ligeras, hervidos, cremas, salteados, compotas, vapor.

En cuanto a la energía masculina hay que nutrir con un yang suave, una mayor proporción de cereales integrales en grano, como el arroz, trigo sarraceno, mijo. Más cantidad de elementos salados, miso, sal marina, shoyou, algas marinas, más fritos, más proteína en general y por supuesto complementar la comida con verduras, frutas, legumbres y frutos secos y líquidos a demanda del organismo.

Haremos cocciones más yang, como horneados, fritos, estofados largos, etc.

Vamos a estudiar la comida para armonizar tres tipos de relación.

La primera es una relación de mucha polaridad donde los miembros de la pareja son muy distintos en todos los aspectos. Si tuviera que remitirme al “ki de las 9 estrellas”, sería por ejemplo una relación tierra-madera, o metal-fuego, o agua-tierra, o agua-fuego, o metal-árbol.

Para estas relaciones, una sugerencia muy útil, es que coman siempre la misma comida, es decir que se sienten a la mesa y compartan los mismos alimentos. Estas relaciones, que al comienzo son de gran desafío porque aunque pueden tener un sueño en común, cada cual lo ve de diferente manera, si se armonizan son relaciones con el tiempo invencibles y siempre magnéticas donde no hay espacio para el aburrimiento.

Si los miembros de la pareja tienen una relación fluida y armoniosa, una relación amorosa y de apoyo, por ejemplo: agua-árbol, árbol-fuego, fuego-tierra, tierra-metal, metal-agua, estas relaciones pueden caer con el tiempo en el aburrimiento y buscar la chispa fuera de la relación. A estas parejas se les recomienda, comer siempre en casa, poniendo especial énfasis en las diferencias yin-yang en la comida y además se les sugiere que busquen por separado actividades individuales que les produzcan mucha satisfacción antes de emprender una empresa o negocio en pareja.

Si la pareja está constituida por miembros con la misma energía, que parece increíble que haya una sincronía y un entendimiento absoluto, que se está casi de acuerdo en todo, se puede caer muy rápidamente en una relación sin chispa sexual, perder la polaridad, confundir los roles, convertirse en una relación de hermanos o de compañeros de piso. Por ejemplo agua-agua, árbol-árbol, fuego-fuego, tierra-tierra, metal-metal. Lo que en un principio parecía mágico con el tiempo se puede transformar en hastío.

La recomendación es que la comida esté bien polarizada, que en varias ocasiones se tome comida cocinada por otra persona, que los espacios femeninos y masculinos de la casa estén bien diferenciados. Y que la actividad laboral se desarrolle por separado a la vez que cada miembro de la pareja cultive un hobbie personal.

Estas sugerencias de alimentos y cocciones, y actividades son generales y en algunos casos necesitan ser prescritas por un consejero macrobiótico cualificado para atender a ciertas particularidades.

Poema sobre la unión de pareja del libro “El profeta” de Khalil Gibran.

“Nacisteis juntos y juntos para siempre.
Estaréis juntos cuando las alas blancas de la muerte esparzan vuestros días.
Sí, estaréis juntos en la memoria silenciosa de Dios.
Pero dejad que los vientos del cielo dancen entre vosotros.
Amaos el uno al otro, pero no hagáis del amor una atadura.
Que sea, más bien, un mar movible entre las costas de vuestras almas.
Llenaos el uno al otro vuestras copas, pero no bebáis de una sola copa.
Daos el uno al otro de vuestro pan, pero no comáis del mismo trozo.
Cantad y bailad juntos y estad alegres, pero que cada uno de vosotros sea independiente.
Dad vuestro corazón, pero no para que vuestro compañero lo tenga,
porque sólo la mano de la Vida puede contener los corazones.
Y estad juntos, pero no demasiado juntos,
porque los pilares del templo están aparte.
Y, ni el roble crece bajo la sombra del ciprés ni el ciprés bajo la del roble.”

En el propio cuerpo humano templo de la vida, los órganos sexuales tienen una relación de oposición y complementariedad con el corazón. Los órganos sexuales, como dije antes, tienen su cuna o dependen de los riñones, según la teoría de las 5 transformaciones “transformación agua”, el corazón “transformación fuego” . Una conexión que es evidente y que se puede expresar en amor-odio, de manera que las emociones cardinales del corazón, se manifiestan con respecto a la sexualidad con gran claridad en cariño y amor sublime o cuando están en desarmonía, agresión y crueldad sexual.

En un aspecto metafísico el primer paso para disfrutar de una relación plena, es abrir el corazón con una actitud de reconocimiento y amor hacia los órganos sexuales y hacia el linaje al que se pertenece.

La energía sexual es extra-ordinaria, es la única en nuestro cuerpo, capaz de formar, de engendrar un nuevo ser vivo, totalmente independiente. Las otras energías ordinarias, cumplen las funciones de mantenimiento, respiración, alimentación, digestión, eliminación, defensa, desintoxicación, etc. Cuando todas las funciones del cuerpo están satisfechas, cuando la energía ordinaria es de buena calidad y todos los órganos, glándulas y células cumplen su misión y tienen un buen suplemento de energía, esta se consagra para la fabricación de unas células únicas “las células reproductoras”. Para poder producir estas células la cualidad energética debe ser muy alta y concentrada.

El cuerpo consagra lo mejor que puede producir para esta meta trascendental, de ahí que con la cualidad nutricional deficiente, desvitalizada, quimicalizada, excesivamente cárnica y azucarada de este momento, la infertilidad y enfermedades relacionadas con la salud sexual estén en aumento.

Todas las religiones del mundo se dieron cuenta de la cualidad extra-ordinaria de la energía sexual y todas trataron con métodos diferentes, de captarla o canalizarla para conseguir fines místicos, y es que la energía sexual es el diamante de nuestro sistema energético, no sólo para la relación de pareja, también para dar rienda suelta a la creatividad.

RECETAS PARA CULTIVAR Y FOMENTAR LA ENERGIA FEMENINA

Crema de hinojo con hinojo a la plancha y tempura de raíz de puerro

INGREDIENTES
Un manojo de puerros con sus raíces
Un hinojo grande
Aceite de oliva
Aceite para freír
Harina de arroz
1 cucharilla de kuzu
sal
limón
vinagre
agua con gas

ELABORACION
Cortar las raíces de los puerros y dejarlas a remojo en agua y vinagre.
Cortar en trozos del mismo tamaño el puerro y el hinojo (reservar un trozo de hinojo).
Calentar una cazuela y rehogar el puerro con una pizca de sal.
Incorporar el hinojo, bajar el fuego y dejar reduciendo 30 minutos.
Limpiar bien las raíces para eliminar la tierra.
Preparar la pasta para la tempura, mezclando la harina de arroz con el agua con gas y el kuzu, dejar enfriar.
Triturar la reducción de las verduras, agregando más agua según la textura deseada.

Cortar el hinojo reservado en láminas finas, dorar a la plancha y agregarle unas gotas de limón.
Rebozar las raíces de los puerros en la pasta para tempura y freír.
Servir la crema con un poco de pimienta, la rodaja de hinojo y la tempura de raíz de puerro.

RECETAS PARA NUTRIR LA ENERGIA MASCULINA

Croquetas de seitan

INGREDIENTES
100 gramos de seitan
3 cucharadas de harina de trigo sarraceno
1 hoja de alga nory
1 diente de ajo
1 cebollita mediana cortada finamente
aceite para freír
2 rábanos
unas gotas de shoyou

ELABORACION
Triturar el seitan en el procesador
Mezclar con la harina de trigo sarraceno
La hoja de nory cortada en tiras
Una pizca de sal
Diente de ajo fileteado
Amasar todos los ingredientes hasta moldear croquetas
Freír en aceite que las cubra
Servir con rábanos rayados y condimentados con unas gotas de shoyou

RECETAS PARA NUTRIR EL ENCUENTRO

Bizcocho de cacao y avellanas

INGREDIENTES
350 gramos de harina de espelta
350 gramos de leche de soja
300 ml. de melaza de arroz
50 gramos de cacao en polvo
140 ml. de aceite de pepita de uva
una cucharita de bicarbonato
una cucharilla de vinagre
50 gramos de uvas pasas

Para el topping
700 ml. de bebida vegetal de avena

2 cucharadas de cacao
1 cucharada pequeña de agar agar
4 cucharadas de puré de avellanas
un puñado de avellanas tostadas
2 cucharadas de kuzu
300 ml. de melaza de arroz

ELABORACION
Para la base:
Triturar la leche de soja con las uvas pasas y la melaza de arroz.
Incorporar el aceite de pepita de uva.
Mezclar la harina el cacao y el bicarbonato.
Mezclar los líquidos con el solido.
Cuando tengamos la mezcla hecha, añadir poco a poco el vinagre.
Llevar a un molde desmontable y hornear a 180º durante 30 minutos.
Dejar enfriar.

Para el topping
Tostar las avellanas y romperlas a la mitad (reservar).

Disolver el caco en la bebida de avena.
Incorporar la melaza y el puré de avellanas.
Añadir el agar agar y dejar infusionar 15 minutos.
Disolver el kuzu en un poco de agua, incorporar a la mezcla.
Remover constantemente hasta que espese, agregar las avellanas troceadas.
Dejar enfriar.
Añadir a la base  del bizcocho y dejar enfriar.

Tags: , , , ,

Show Comments (0)

This is a unique website which will require a more modern browser to work! Please upgrade today!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR