Yoga Dinámico

yogadinamicoA

Interiorización meditativa
PRATYAHARA

“Los sentidos liberándose de los objetos de percepción y perdiendo poder sobre la mente” (yogasutra ii 54-55)

Nuestra atención, y por consiguiente nuestra mente, se hallan habitualmente orientadas hacia el exterior, estimuladas por infinitud de sensaciones que suceden a través de los sentidos, lo cual produce respuestas orgánicas, reacciones, etc. Sin darnos cuenta nos encontramos inmersos en un mar de impresiones, imágenes, pensamientos, sentimientos y acciones producidos en gran medida por el estímulo sensorial proveniente del exterior. Esto cambia cuando nos encontramos verdaderamente aplicados en una actividad específica, la atención se interioriza. La consciencia transforma lo que sucede en su luz, interiorizada es la experiencia en yoga llamada Pratyahara.

DIFICULTADES

Los seres humanos que no han desarrollado interiorización meditativa a través de aclarar las cualidades esenciales de la consciencia (yama/niyama: sensibilidad, honestidad, etc) a través del cuerpo (asana) y la respiración (pranayama) encuentran los aspectos más sutiles e intangibles, y por tanto más avanzados y esenciales de yoga (meditación) más difíciles e infructuosos. Una mente que no esté preparada puede hallar la meditación frustrante, aburrida y desalentadora, pero estas características que son de la mente en sí, no son impedimentos para la meditación, sino cualidades maestras a ser acogidas, integradas, y así incluso trascendidas nutritivamente.

FACILITAR INTERIORIZACIÓN

Aunque muchas personas encuentren arduo integrar esos dificultosos estados en su práctica, éstos generan mucha menos molestia a través de cultivar estabilidad y comodidad en asana, intimidad tranquila en pranayama, y se puede interiorizar y crecer fertilmente a través de ellos. Algunas técnicas específicas pueden favorecer el cultivo de pratyahara (como savasana o suptabadakonasana, relajación gradual tumbados, *en las fotos) pero se desarrolla principalmente a través de la práctica adecuada de asana y pranayama, que requiere y también produce ese retraimiento de los sentidos del impacto del mundo exterior.

LIBERANDO LA MENTE

La práctica de asana habilita a la mente a familiarizarse con las sensaciones físicas obvias y sutiles, resultado inevitable de calibrar y liberar la articulación del cuerpo en el espacio. La práctica de pranayama habilita a la mente a familiarizarse con las percepciones fisiológicas, energéticas y emocionales, resultado de refinar y liberar todo aspecto de la respiración. De este modo la mente se interioriza gradual y fundamentadamente y se la educa naturalmente a tratar con sensaciones cada vez más sutiles en su hogar y escuela, el cuerpo.

Los sentidos y sus objetos de la percepción van perdiendo su impresionante poder sobre la mente, que más que quedarse pillada en la experiencia externa, va profundizando a los procesos internos y se abre a un espacio que aunque más sutil, es mucho más satisfactorio y amplio que el ofrecido por la percepción limitada del sistema nervioso orientado hacia los fenómenos aparentes del exterior.

LIBERAR LA CONCIENCIA INTERIOR

La interiorización (pratyahara), es un desenganchar gradual y muy potente de la conciencia, de las emociones y la esclavitud de los sentidos, y por tanto de la reactividad habitual de la mente. Esto, por supuesto, no significa que se pierda contacto con la realidad, sólo que la conciencia se transforma, y que la conciencia sensorial se vuelve más subconsciente. No que nos encontremos aislados del mundo, sino sencillamente algo más desapegados, con algo más de perspectiva.

Nuestra mente habitual y cotidiana es bastante reactiva generalmente.

Las impresiones que nos llegan a través de los sentidos (o nos surgen del interior) suceden en una conciencia comúnmente distraída y genera inmediatas reacciones inconscientes. Estas reacciones se mezclan entre sí en un bucle de asociaciones bastante aleatorias que nos arrastran rápidamente de un tema a otro, y a repetir patrones limitativos, todo ello a un nivel inconsciente. En la práctica de consciencia en Yoga, se trata de hacer la reactividad de la mente consciente, y desde ahí integrarla, liberarla y transcenderla.

ESTADOS DE TRANSFORMACIÓN DEL SER

Cuando la práctica postural madura, las dualidades perceptivas del cuerpo se integran y trascienden, y se da el primer estado de transformación en yoga: asana. En este estado, se disuelve la experiencia del cuerpo como un envase localizado y quedamos sencillamente conscientes de la actividad vital del cuerpo, y en ello, de lo más obvio y accesible: la respiración. En la práctica madura de pranayama, la percepción dualista de separación entre una fase respiratoria y la otra y el que respira y la respiración, también se integra y trasciende. La mente se interioriza adentrándose en su propia actividad, un flujo continuo de impulsos que surge espontáneamente de la consciencia en busca de expresión y liberación.

LIBERACIÓN

Junto Asana y Pranayama, Pratyahara es el tercer estado de transformación, en el que los impulsos que surgen de nuestro potencial de acciones en la luz de nuestra consciencia, no producen percepción inicial en particular ni reacción asociativa, lo que habitualmente produciría un flujo de impresiones y consecuentemente (re)acciones condicionadas. En su lugar, el efecto de la disolución de la separación perceptiva del cuerpo (asana), y entre el que respira y la respiración (pranayama), calma la mente y desaparece toda posible separación entre el percibidor y la percepción.

En esta disolución de la separación de la mente, ésta se colma de un flujo de sensaciones e impresiones que emergen integradas desde dentro. Esto representa una considerable transformación en la conciencia: libre de reaccionar ni tener en cuenta la información que llega de los sentidos, la mente tampoco reacciona de memoria a las impresiones que emergen desde el interior. Así, la percepción dualista que surge de un sentido ilusorio del yo separado, se disuelve desde el ámbito del cuerpo y la mente en la luz de su conciencia, mientras se habilita y profundiza pratyahara, la expresión interiorizada de su estado meditativo.

This is a unique website which will require a more modern browser to work! Please upgrade today!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR