Cómo fortalecer la fuerza digestiva

la fuerza digestiva del organismo

La fuerza digestiva es el centro de operaciones donde se encuentra el cuadro de mandos que tripula nuestra salud. Vamos a empezar por describir cual es su estructura, su función física y energética.

El aparato digestivo anatómicamente consta de boca, esófago, estómago, intestino delgado e intestino grueso, además de las glándulas anejas hígado, vesícula biliar y el páncreas.

Nada más introducimos el primer bocado en la boca, empieza el primer paso de la digestión, pues los hidratos de carbono se digieren en la boca por acción de la saliva. Es bueno recordar que hemos de masticar muy concienzudamente, pues el estómago no tiene muelas y es en él donde tiene lugar la digestión de las proteínas gracias al ácido clorhídrico.

Es de vital importancia usar con sabiduría las grasas pues es en el duodeno, con la ayuda de la bilis y el jugo pancreático, donde se metabolizan. Cuando hacemos un uso desmedido o mal uso de las grasas empiezan las disfunciones de estos órganos.

Si vamos mas allá del funcionamiento anatómico del aparato digestivo y observamos el aspecto energético, comprendemos que es necesario el calor interno, primero porque somos animales de sangre caliente y en segundo lugar porque para que se active cualquier proceso metabólico es imprescindible el calor.

En cualquier actividad que realizamos los humanos —como el deporte por ejemplo—, hemos de realizar un calentamiento previo a la acción, incluso algunos aparatos mecánicos antes de empezar la acción también lo precisan. Es vital tonificar al aparato digestivo de modo que pueda hacer la digestión fluidamente. Muchas veces de manera intuitiva, las personas que tienen problemas digestivos o digestiones lentas o dolorosas, se cubren la zona abdominal con una manta, con un cojín o se aplican las manos sobre la zona del estómago para protegerse y aplicarse calor.

Los alimentos que enfrían o de naturaleza enfriante, perjudican la digestión y pueden terminar con la fuerza digestiva.

La dirección o la energía del aparato digestivo es descendente, por esto cuando hay reflujo, eructos, cortes digestivos o pereza intestinal, nos está hablando en términos energéticos que estamos abusando de alimentos de naturaleza enfriante o muy yin, pues la dirección lógica de los alimentos después de ingeridos es descendente, desde el colon al retrete.  Los alimentos, por tanto, de naturaleza muy expansiva yin no van a contribuir a la buena digestión.

Aspectos funcionales de los alimentos

Cuando hablamos de nutrición es de vital importancia considerar los aspectos funcionales de los alimentos. Desde el estudio de la medicina clásica China se ve con claridad que los alimentos son mucho más que los nutrientes y su composición química, y que dependiendo si son de calidad animal o vegetal, dulces o saldos, crudos o cocidos, si crecen hacia arriba o hacia abajo, si enfrían o si calientan, si son ricos en sodio o en potasio… se categorizan como yin o yang.

Existen alimentos que como consecuencia de su naturaleza energética producen frío interno, otros producen humedad, otros producen sequedad, otros producen calor y todos estos aspectos influyen en la fuerza digestiva. En concreto los que producen frío interno, ralentizan la digestión, merman la fuerza digestiva empobreciendo la salud orgánica. Por esto el conjunto de alimentos que ingerimos nos deben proporcionar más calor que frío.

Una de las claves está en la cantidad de sodio y calor que tomamos. El sodio —lo salado— tiene la cualidad de calentar, con lo que debe estar presente en la dieta en una cantidad adecuada para que el aparato digestivo funcione óptimamente. No se nos puede olvidar que somos “ANIMALES DE SANGRE CALIENTE Y SALADA”.

Las dietas deben ser moderadas con el consumo de sodio, pero no bajas en sodio en todos los casos. Debe provenir de la sal marina no refinada y de los alimentos fermentados de sabor salado, pero nunca de sal marina refinada y salazones con sal de mala calidad.

En una dieta vegana equilibrada encontramos alimentos de naturaleza calentadora: la sal, fermentos salados, miso, tamari, shoyou, gomasio, tekka, ciruelas de umeboshi, alimentos horneados o cocinados con poca cantidad de agua.

También son alimentos calentadores las carnes, embutidos, quesos, huevos, pizza, pan. Un exceso de alimentos de este tipo no es recomendable porque aunque los podamos digerir sin dificultad, pueden favorecer las úlceras de duodeno, la formación de cálculos renales y hepáticos, así como depósitos en forma de tumores benignos y malignos.

No se trata de comer alimentos pesados, duros y congestivos a todas horas, sino de entender que el sodio debe estar presente en nuestra dieta, añadido a los alimentos equilibradores de calidad vegetal como son los cereales y las legumbres, para mantener una fuerza digestiva adecuada.

Alimentos yin de naturaleza enfriadora

Así como no son adecuados alimentos calentadores extremos, tampoco son adecuados alimentos enfriadores extremos, como el azúcar, los dulces, el alcohol, los refrescos, las frutas, las ensaladas, la leche, el yogurt, los lácteos blandos, las harinas, el chocolate, la miel porque alteran la respuesta de la fuerza digestiva.

Un exceso de este grupo de alimentos favorece la falta de fuerza digestiva en todas sus formas como las deficiencias enzimáticas, alergias, intolerancias alimenticias y un largo etcétera.

Otro aspecto que determina el resultado de la dieta y no tiene nada que ver con nutrientes es la manera en la que procesamos alimentos antes de ingerirlos, quiero decir si los alimentos son crudo o cocidos.

Los alimentos crudos, como he mencionado antes requieren de más fuerza digestiva que los cocinados ya que el fuego predigiere los alimentos. Por eso mismo un consumo continuado de alimentos crudos va debilitando la función digestiva y más aún si se toman recién sacados del frigorífico.

Contrariamente los alimentos cocinados, son tanto más fáciles de digerir cuanto más tiempo se cocinan. Debemos precisar que no hablamos de altas temperaturas sino de fuego lento y bajas temperaturas. Recordemos que un fuego fuerte quema y uno suave cocina. No se trata por lo tanto de comer los alimentos excesivamente calientes en el plato, sino de que hayan sido cocinados más tiempo.

Otro ejemplo de la pre digestión que realiza el fuego son los alimentos tostados. Al tostar se produce el dextrinado de los cereales donde los almidones de transforman en maltosas, que son azúcares de absorción rápida.

El agua es otro factor que determina el resultado de la digestión, es la cantidad de líquido total ingerido durante la comida. Todos los expertos coinciden en que beber durante las comidas diluye los jugos gástricos, produce sensación de hinchazón y debilita la digestión y más aún si se toman bebidas frías.

Además de saber elegir los alimentos adecuados para tener una buena digestión es imprescindible saber cómo actúan la sal y la cocción en el resultado final de la dieta. Hay una gran diferencia entre comer soso o sazonado y crudo o cocinado.

Estoy en parte de acuerdo con la frase que dice “no somos lo que comemos sino lo que asimilamos”. Por ello la manera en la que cocinamos nuestros alimentos, la forma en la que los comemos determinan lo que asimilamos.

Si queremos mejorar nuestra fuerza digestiva hay ciertos tips a seguir:

  • Aplicar calor en el estómago con un paquete de sal tostada y caliente, una bolsa de semillas previamente calentadas, una bolsa de agua o unos parches de calor. En ningún caso usar la manta eléctrica. Puede ser interesante llevar una faja tubular de lana protegiendo toda la zona abdominal.
  • Masticar y ensalivar concienzudamente al menos 30 veces cada bocado. La digestión comienza en la boca y si no se mastica suficientemente los alimentos se pueden fermentar y dar lugar a los temidos gases.
  • Evitar los alimentos yin enfriadores, como el azúcar, los dulces, bollos, galletas miel… así como la cafeína y el alcohol. También son yin las ensaladas, las frutas, los zumos y batidos.
  • Prestar especial atención a las grasas que deben estar en muy pequeña proporción aunque sean de calidad vegetal y biológicas, nos referimos a cualquier tipo de aceite, semillas y frutos secos.
  • Incluir los cereales, las legumbres como alimentos básicos acompañados de una pequeña cantidad de verduras. Si en una primera fase las legumbres resultan indigestas, hacer un doble remojo, cocinar con algas y triturar después de cocidas.
  • Utilizar pequeñas cantidades de algas marinas, en particular el alga kombu ya que aumenta la digestibilidad de los alimentos con los que se cocina.
  • Realizar cocciones más prolongadas que cortas, siempre con bajas temperaturas.
  • Cocinar más sazonado que soso, nunca tan salado que nos de sed, pero sabiendo siempre que lo salado calienta el cuerpo. En estos casos son muy preciados los condimentos de la cocina macrobiótica como el miso, tamari, gomasio y umeboshi.

Estos sencillos consejos deberían ser suficientes en la mayoría de los casos para mantener una fuerza digestiva en equilibrio. Si a pesar de seguirlos correctamente los problemas digestivos persisten, hay que pautar una dieta personalizada, con matices como la proporción entre los distintos grupos de alimentos, la frecuencia de consumo, etc.

Disfunciones derivadas de una fuerza digestiva pobre

Cuando la fuerza digestiva es pobre se pueden dar disfunciones como colon irritable, o colitis funcional, prolapso del colon y se define como una enfermedad digestiva crónica de origen desconocido que afecta a un amplio porcentaje de la población, puede manifestarse como diarrea, como estreñimiento o como alternancia de las dos manifestaciones. El síntoma más frecuente es el dolor abdominal acompañado de algún tipo de disfunción en las evacuaciones.

En su origen fue tratado como un desorden psicológico ya que no hay ningún examen médico que revele nada anormal en el intestino y muchos pacientes que lo padecen tiene altos niveles de estrés. Algunos pacientes me preguntan cómo es posible que ellos se sientan tan mal y les salgan normales todas las pruebas: analíticas, escáneres, TACS con y sin contraste, resonancias magnéticas, tránsitos intestinales…

La medicina alopática no tiene respuestas concluyentes, sin embargo bajo la lente del yin y el yang, expansión y contracción, encontramos que los alimentos yin favorecen la irritación y la inflamación de las mucosas y cuando su consumo es excesivo o la persona es más sensible desencadenan el cuadro del colon irritable.

Enfatizo de nuevo en lo que son alimentos yin: el azúcar, los bollos, las galletas, la miel, la leche y los derivados lácteos, las grasas, los batidos, los zumos, los helados, los refrescos, el té, el chocolate, el café, el alcohol, las verduras y frutas tropicales, los crudos, las especias como alteradores de la fuerza digestiva.

Debemos saber que el consumo de este grupo de alimentos ha aumentado en un 300% en los últimos años. Como estos alimentos además son enfriadores, dificultan la buena digestión y favorecen la formación de gases y la sensación de hinchazón… No debemos olvidar toda la química agroalimentaria, tanto en la producción como en la elaboración de alimentos.

En muchos casos las personas aquejadas de colon irritable, evitan la cafeína, el alcohol… pero comen cantidades importantes de verduras y frutas yin, creyendo erróneamente que esos alimentos son buenos y no hacen más que perpetuar su desequilibrio.

Haciendo una dieta balanceada energéticamente, es decir, incluyendo alimentos biológicos, tomando como base los cereales integrales y en particular el arroz integral, la recuperación se consigue en un corto periodo.

La colitis ulcerosa es una enfermedad inflamatoria del colon y del recto. Se manifiesta en forma de diarreas con sangre y dolor abdominal. Pertenece al grupo de las enfermedades inflamatorias intestinales.

Se diagnostica mediante biopsia y endoscopia digestiva, en la medicina no se conoce la causa de la colitis ulcerosa y consecuentemente la cura pasa por extirpar el colon en los casos más complicados. Esta opción es como la que define la frase “muerto el perro, se acabó la rabia”. En dos de cada diez casos, se recurre a la cirugía porque después de 10 años el colon se puede malignizar. La enfermedad puede ser invalidante.

Sí se ha visto que las personas que tienen colitis ulcerosa, muchas veces sufren alteraciones del sistema inmune, pero la medicina no ha definido si esa alteración es la causa o la consecuencia de la enfermedad.

Es preocupante el aumento de los diagnósticos en los jóvenes, entre los que la enfermedad ha triplicado su incidencia en los últimos diez años. Lo peor de todo es que se espera un aumento significativo de afectados por enfermedad inflamatoria intestinal para los próximos años, y lo que se está haciendo es investigar en el desarrollo de nuevos fármacos, pero no se trabaja en averiguar algo acerca del origen.

Tenemos que pensar que quien promueve la investigación en la medicina actual, es la industria farmacéutica y hasta el día de hoy los alimentos no se pueden patentar, luego todo aquello que tenga que ver con la alimentación, simplemente no se investiga, aunque no se descarten la influencia de la dieta y de la flora intestinal…

Igual que hablábamos del sobreconsumo de alimentos yin en el origen del síndrome del colon irritable, en el caso de la colitis ulcerosa, son los mismos alimentos los que están implicados pero de modo especial, la leche y los derivados lácteos. Es fácil ver la correlación entre los hábitos alimenticios de la llamada “generación del yogurt y del cola cao” y la generación anterior por hacer una comparación, en la que no existían los productos lácteos procesados, es decir envasados por la industria alimentaria.

La medicina con su visión descriptiva y resignada, nos va a hacer un diagnóstico diferencial y nos va a recomendar antiinflamatorios e inmunosupresores y “una dieta libre y equilibrada” como aparece en algunos informes médicos. Como si el paciente supiese qué quiere decir eso.

Esta enfermedad sí que tiene cura, sólo que es más complicado que en el caso del colon irritable ya que aquí hay lesiones en la mucosa, ulceraciones… y los residuos fecales pasan por ese intestino —que está “en carne viva y sangrando”— de modo continuo. La dieta debe ser más restrictiva que en el síndrome del intestino irritable y se debe mantener más tiempo. Debemos saber que las mucosas se regeneran. Yo a mis pacientes les suelo decir que “porque la montaña sea alta, no vamos a dejar se subirla”. La salud muchas veces es como escalar una montaña, que cuesta mucho llegar a la cumbre, pero cuando estás arriba te olvidas del esfuerzo, del cansancio… porque te sientes feliz.

Más de 5 millones de personas sufren de enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa en todo el mundo. Los casos de enfermedades inflamatorias del intestino están creciendo a un ritmo alarmante en la actualidad, incluso en algunos de los países más pobres del mundo.

Según la medicina oficial ambas son enfermedades de causa desconocida, se definen como autoinmunes y crónicas o lo que es lo mismo, no tienen tendencia a la curación. Producen afectación intestinal con inflamación recidivante, es decir, que las personas pasan por momentos de normalidad y por momentos de sintomatología activa.

Fundamentalmente afectan a personas jóvenes, diagnosticándose, sobre todo, entre los 15 y los 40 años de edad, y se dan más o menos por igual en hombres y mujeres.

En la enfermedad de Crohn existe afectación de cualquier parte del tubo digestivo, desde la boca al ano, siendo más frecuente la afectación de la parte final del intestino delgado a la parte inicial del intestino grueso, o sea, la región ileocecal. Está afectada toda la pared del intestino, no sólo la mucosa. Los síntomas más frecuentes son diarrea, dolor abdominal, debilidad, pérdida de peso, falta de apetito, etc. Se puede producir también estenosis de la pared intestinal con inflamación, úlceras, fisuras, fístulas y abscesos.

En la colitis ulcerosa la afectación se produce exclusivamente en el intestino grueso. La sintomatología puede parecer la de una gastroenteritis, incluyendo sangrado. Las personas afectadas tienen una diarrea progresiva con un gran número de deposiciones tanto de día como de noche, con incontinencia en muchos casos. Puede haber sangre, moco y pus en las heces y los afectados pueden tener además, cansancio, adelgazamiento, falta de apetito, afectación en huesos y articulaciones, ojos y piel, etc.

Diferencias entre la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa

Los síntomas más característicos son bastante similares en las dos dolencias, aunque las áreas del cuerpo a las que afectan son distintas. Mientras la enfermedad de Crohn puede afectar a cualquier parte del tubo digestivo, la colitis ulcerosa se limita al colon.

En la enfermedad de Crohn aparecen lesiones en el intestino delgado de forma preferente y se pueden originar granulomas y fístulas. En la colitis ulcerosa en cambio no se lesiona el intestino delgado ni aparecen granulomas o fístulas. Esto es así porque en la enfermedad de Crohn, la inflamación penetra en toda la pared intestinal, de manera que queda engrosada, mientras que la colitis ulcerosa sólo afecta a la parte más interna de la pared intestinal.

Otra de las diferencias entre colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn es que esta última puede dejar áreas normales entre las áreas afectadas por la inflamación, algo que no ocurre en la colitis ulcerosa.

La enfermedad de Crohn es una condición inflamatoria del intestino que afecta cada vez a más personas, independientemente de su edad. La medicina oficial afirma que es una dolencia que no tiene cura y únicamente ofrece remedios sintomáticos. Por el contrario, la medicina biológica nos brinda poderosas herramientas para el tratamiento de la misma, a través de una alimentación sana y equilibrada. En este artículo te presento 10 claves para mejorar la condición de inflamación del aparato digestivo.

A diferencia de la colitis ulcerosa en la enfermedad de Crohn, los alimentos yang son los más perjudiciales. Los alimentos de origen animal sufren putrefacción intestinal y deberían permanecer un corto tiempo en los intestinos como ocurre en los animales carnívoros. Nuestro intestino delgado es mucho más largo que el de los carnívoros y por lo tanto está diseñado para permitir los procesos de fermentación que sufren los alimentos vegetales.

El daño que aparece en el íleon terminal sería el resultado del sufrimiento extremo de esa parte del aparato digestivo por la sobrecarga de alimentos proteicos de calidad animal (carnes, pescados, huevos, quesos curados) en cantidad excesiva y durante demasiado tiempo.

En ambas enfermedades deberíamos dar prioridad a los alimentos equilibradores y seguir las indicaciones que damos a continuación:

  1. Suprimir las adiciones voluntarias: café, azúcar, tabaco y alcohol.
  2. Suprimir los comestibles de la dieta: bebidas, platos preparados, precocinados en general.
  3. Reducir el consumo de proteínas de origen animal.
  4. Comer alimentos frescos, de la estación y que crezcan en un clima como el nuestro.
  5. Introducir los cereales integrales y las legumbres como alimentos de consumo diario.
  6. Todos los alimentos serán de cultivo biológico.
  7. Ensalivar y masticar cuidadosamente los alimentos.
  8. Introducir el arroz integral en todas las comidas.
  9. Incluir a diario el miso y el tamari, dos alimentos/medicamento imprescindibles.

Recetas para mejorar la fuerza digestiva

ARROZ INTEGRAL CON AZUKIS Y GOMASIO

Energéticamente proporcionan calor interno y fortalece la digestión.

Ingredientes:

250 gr de arroz integral
50 gr de azukis
1 zanahoria
Un trozo de alga kombu
Gomasio
½  litro de agua

Elaboración:

Dejar a remojo el arroz.
Dejar a remojo los azukis.
Remojar el alga kombu.
Cortar la zanahoria en trozos grandes.
Eliminar el agua del remojo.
Llevar a la olla rápida todos ingredientes.
Cocinar 10 minutos con llama fuerte y 20 minutos con llama baja, dejar enfriar naturalmente.
Servir con gomasio.

HOJAS DE ZANAHORIA AL WOK

Fortalece suavemente intestinos.

Ingredientes:

1 zanahoria con sus hojas
1 cebolla
Unas gotas de tamari
Unas gotas de aceite de sésamo

Elaboración:

Cortar las zanahorias tipo cerillas.
Cortar la cebolla en medias lunas.
Lavar las hojas de zanahoria.
Añadir unas gotas de aceite de sésamo al wok.
Saltear todos los ingredientes con unas gotas de tamari.
Dejarla verdura al dente.

NABOS CON SALSA DE SESAMO

Receta equilibradora de intestinos

Ingredientes:

2 nabos
2 cucharadas de semillas de sésamo tostadas
1 cucharada de vinagre de umeboshi
Un poco de tamari

Elaboración:

Cortar los nabos en gajos grandes.
Cocerlos al vapor con llama suave.
Mezclar las semillas de sésamo con el vinagre de umeboshi y el tamari.
Servir lo nabos con la salsa.