Our Blog

Qué hay de cierto con la alarma del arsénico en el arroz

  • Patricia Restrepo
  • Standard
  • 0

arrozintegral

Definitivamente cuando nuestra dieta no es en el día a día inteligente, podemos ser blanco perfecto de la “bulla” calculadora de la industria de la alimentación, y esta puede ser indistintamente la industria convencional o de alimentación natural, que en este momento pone en superlativo los superalimentos, “que no son más que producto del marketing” y no tienen en consideración el origen geográfico y el impacto medioambiental para ser tomados en zonas alejadas del origen de producción.

Os dejo un poco de luz sobre la noticia del arsénico.

Realmente alucino en manos de quién está el crear pánico con la comida natural e inteligente, antes fueron las algas hijiki las que pasaron al banquillo y ahora el arroz. ¿Por qué la OMS no alerta acerca de los pescados de piscifactoría, los productos transgénicos, las hormonas de los lácteos causantes de la diabetes tipo 2 y un interminable número de cánceres, los químicos que llevan las golosinas de los niños, las sustancias aditivas que llevan los refrescos, los aditivos presentes en casi toda la comida que se vende en los supermercados convencionales, el glutamato monosódico también presente en todos los alimentos empaquetados que pueden llevar a la ceguera y desórdenes serios en la alimentación, y un largo etc.?

Yo como arroz integral, recomiendo arroz integral y durante los últimos 25 años he visto como numerosas personas, cientos de personas salieron de una enfermedad leve o degenerativa basando su alimentación principalmente en cereales integrales de los cuales el arroz representaba la gran mayoría, de manera que lo que voy a escribir no me lo he tomado a la ligera, porque entiendo el impacto que tiene este tipo de noticias, sobre todo en las personas que no llevan una dieta inteligente y empiezan a hacer el cambio.

De acuerdo con múltiples investigaciones serias, el arsénico orgánico es casi inevitable. El arsénico ha estado siempre presente en el agua, el aire y el suelo, que es como las plantas de arroz  lo absorben, si la agricultura es orgánica o convencional, pero además el arsénico está presente en una pequeñísima cantidad casi incipiente en muchísimos alimentos cuando estos crecen de forma orgánica.

El arroz absorbe el arsénico del suelo o el agua mucho más eficaz que la mayoría de las plantas. Eso es en parte debido a que es uno de los pocos cultivos importantes cultivados en condiciones donde se inunda de agua, que permiten que el arsénico sea más fácilmente absorbido por las raíces y se almacena en los granos. Pero la cantidad de arsénico que tomamos del agua corriente es superior a la que puede tener el arroz.

Según la EPA, el arsénico se mide en partes por mil millones, lo que se traduce así: 1 parte por billón es igual a una gota de agua en una piscina. Así que, cuando Consumer Reports  informa  en cifras numéricas, se refiere a 92 partes por mil millones en el arroz. Para poner esto en perspectiva,  ten en cuenta que lo que la investigación  dice 100-112 partes por mil millones se consideran seguros para el consumo.

Creo que esto es particularmente relevante cuando los alimentos que contribuyen a la ingesta de arsénico orgánico en la dieta incluyen: verduras (24%), zumos de fruta y fruta fresca (18%), arroz (17%), el vino y la cerveza (12%) y la harina, el maíz y el trigo (11%). Nadie nos está diciendo que renunciemos a las verduras (gracias a Dios).

Esta historia del arsénico es más un mito que una realidad fundamentada. Vivimos en la cultura de la contaminación: de la carne, los productos lácteos y aves de corral, cereales fumigados con insecticidas prohibidos, pero la OMS no sale a enseñar a las amas de casa o a los encargados de la salud en las familias  a renunciar a la carne o a cualquier otro alimento verdaderamente tóxico o contaminado. Lo único que hace es bulla de alarma …

¿Entonces por qué el arroz?, ¿por qué es este cultivo?, es el alimento básico de las civilizaciones desde hace miles de años, ¿será porque el agua escasea?.

En nuestra casa hemos comido arroz prácticamente todos los días y lo seguiremos comiendo. Porque ha contribuido en gran medida a nuestra propia salud. He visto el arroz integral como el grano base para mucha gente en la recuperación y el mantenimiento de su salud. El arroz integral ha sido un elemento básico en las artes curativas asiáticos como la macrobiótica y la medicina china desde hace miles de años y hasta la sabiduría moderna ha demostrado que es un factor clave en la creación de un pH de la sangre alcalino, la creación de un sistema digestivo saludable y ser una herramienta eficaz en la salud viviente.

Te voy a contar como preparamos el arroz en casa o en el restaurante Kimpira.

En primer lugar, compramos arroz ecológico del Rincón del Segura o Calasparra.
Luego lo lavamos muy bien en un cuenco con agua hasta conseguir que el agua quede clara.
Después lo dejamos a remojo unas horas, con un trozo de alga kombu que bien sabéis tiene la cualidad de atraer metales pesados y eliminar toxinas.
Ponemos una medida de arroz por 2 1/2 medidas de agua, según a veces cuando necesitamos más  centro o más calor, o focalización lo hacemos en la olla a presión, primero 10 minutos a fuego alto con la válvula puesta y luego 20 minutos a fuego bajo. El resultado un arroz suave, que desprende un olor a vida único. Lo saco inmediatamente de la olla y lo traslado a un recipiente de cerámica o cristal y lo comemos con un poco de gomasio ummmh… una experiencia divina!!!

Algunas veces lo combinamos con cebada, o quínoa, o mijo.

Siento de corazón que en nuestra sociedad el interés económico marque la pauta de algo tan sagrado como fue y es la nutrición.

Tags: , , , , , , ,

Show Comments (0)

This is a unique website which will require a more modern browser to work! Please upgrade today!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies