Kuzu, la raíz milagrosa

El Kudzu o Kuzu, es una raíz milagrosa, un almidón obtenido de la “Pueraria Lobata”, una planta con raíces muy profundas que pueden medir hasta 2 metros e incluso penetrar las rocas, y que se cosecha en invierno.

La obtención del Kuzu se mantiene de la misma manera tradicional sin apenas ninguna variación desde hace más de 14 siglos. Las raíces, hundidas en la tierra se lavan en el agua fría de un arroyo, se pelan, se cortan y posteriormente se secan, se repite el proceso de lavado y secado hasta convertirlo en polvo.

Este polvo blanco es en realidad una genialidad, utilizado en la medicina tradicional china hace más de 1.400 años como tratamiento para el alcoholismo, aunque es útil en general para cualquier adicción.

Nutricionalmente es rico en carbohidratos, fibra, minerales y flavonoides. Entre sus componentes encontramos saponinas, isoflavonas, fitoquímicos como cumarinas y daidzeína, sustancia antiinflamatoria y antimicrobiana.

Tiene una mayor capacidad espesante que otros almidones y además, al tener un sabor neutro, no alterará el sabor de los platos cocinados y combina tanto en dulces como en salados.

En realidad es como un potenciador de los sabores, intensificando el dulce o el salado pero a la vez imprimiendo suavidad. Se utiliza en sopas, cremas, guisos, rellenos, salsas o mermeladas. Gracias a su sabor neutro, combina tanto con dulce como salado, y es muy adecuado con miso y tamari.

En cocina, además de servir para dar cremosidad, sirve para hornear y dar textura a tempuras y fritos.

La manera adecuada de utilizarlo es disolviéndolo primero en un líquido frío para evitar que se hagan grumos, que puede ser agua, caldo o zumo de manzana preferiblemente. Luego se hierve a fuego lento, removiendo continuamente durante cinco minutos, hasta que adquiera una consistencia gelatinosa.

Pero su verdadera riqueza está en su aplicación medicinal, tradicionalmente se ha utilizado para favorecer la transpiración y aliviar la fiebre cuando se está constipado o con gripe.  Tiene la habilidad de extraer el exceso de agua de los intestinos y los lubrifica.

Mejora los síntomas de la diarrea y del estreñimiento, gracias a su naturaleza energética neutra,  de esta manera refuerza la flexibilidad del intestino para que recupere los movimientos peristálticos  pero además  favorece un buen nivel de flora intestinal. Por ello, está especialmente indicado para el estreñimiento del intestino dilatado.

El Kuzu procura un gran alivio en casos de gastroenteritis o cuando el estómago no tolera ningún líquido o sólido,  asimismo es neurálgico en la sanación de úlcera de estómago, la capa gelatinosa protege las paredes del estómago y ayuda a cicatrizar la úlcera al cabo de unas semanas, si además se preparara con la ciruela de umeboshi  y el tamari se convierte en un remedio milagroso para combatir la bacteria Escherichia coli”.

En Japón, también se utiliza como relajante muscular y estimulante de la circulación sanguínea, aliviando la tensión muscular.

Al contener isoflavonoides, ayuda en problemas relacionados con los vasos sanguíneos cerebrales como el dolor de cabeza, el zumbido en los oídos, cansancio ocular, irritación, insomnio y sofocos en la edad de la sabiduría.

Favorece la estabilización del sistema nervioso vegetativo. Es también eficaz para disminuir las convulsiones y los espasmos de los niños y la rigidez en los ancianos, ya que relaja el sistema nervioso parasimpático. Las isoflavonas  que contiene relajan la tensión de los vasos sanguíneos, lo que consecuentemente reduce la presión arterial.

Sirve de preventivo de los ataques cardíacos, al relajar la arteria bucle por un lado y activar la circulación sanguínea por otro.  Se le conoce como un ansiolítico natural, así como antihipertensivo, reduce los triglicéridos y LDL en plasma y aumenta la vasodilatación. Su efecto vasodilatador mejora la visión,

Algunas de sus aplicaciones más especificas son:

— Trastornos intestinales y digestivos. Equilibra la flora intestinal, gracias a su alto contenido en almidones resistentes. Su consumo regular ayuda a mejorar nuestra microbiota intestinal, favoreciendo el desarrollo de bacterias beneficiosas.

— Restaura la movilidad peristáltica y regenera las vellosidades intestinales. Es útil en caso de estreñimiento, diarrea, gastroenteritis, intestino irritable. Mejora la absorción de nutrientes y activa el sistema inmunológico. En úlceras o acidez de estómago protege y cura su mucosa interna.

— Su acción vasodilatadora favorece la irrigación convirtiéndolo en único para remediar trastornos cardio cerebrales, reduce el estrés y el insomnio. Cuando se padecen migrañas crónicas o dolores de cabeza, el Kuzu es un aliado competente.

— Mejora la capacidad cognitiva en demencias y Alzheimer.

— Y como si fueran pocas sus propiedades, destaca por mejorar los trastornos respiratorios y procesos infecciosos, suavizando  la mucosa pulmonar, de ahí que sea mano de santo en resfriados, tos, bronquitis, asma y alergias con rinitis. En caso de gripe, reduce la fiebre, promueve la transpiración y calma la congestión y los dolores musculares asociados.

— Por su capacidad ansiolítica, es útil en la desintoxicación de sustancias como el tabaco o el alcohol, por esta razón es utilizado desde tiempos inmemoriales con este objetivo. El polvo tiene un efecto disuasorio. Tiene un efecto relajante que ayuda a aliviar momentos de estrés, siendo muy eficaz para dolores de cabeza, migrañas y tensión.

Estas propiedades son las que lo convierten en un aliado cuando queremos dejar de fumar, beber o superar cualquier tipo de adicción. Estudios recientes de la Escuela de Medicina de Harvard muestran que el Kuzu ayuda a reducir el consumo de alcohol en bebedores habituales.

Para aprovechar al máximo sus efectos relajantes, se puede preparar con zumo de manzana caliente o melaza de cebada.  Esta bebida también es ideal cuando los niños están nerviosos o no pueden dormir. Al ser dulce y de textura cremosa, parece más un postre que un remedio medicinal, y en general les encanta y no tienen problemas para tomarlo. De hecho, pueden terminar pidiéndolo cuando no se sienten bien.

El Kuzu con zumo de  manzana o con melaza de arroz, también es muy útil para aliviar el dolor asociado con la menstruación.  Para este fin habría de tomarse diariamente la semana anterior a tener el periodo, junto con una dieta libre de productos concentrados cárnicos, notarás la gran diferencia.

Y no podemos olvidar su uso generalizado en casos de procesos gripales (encontrarás la receta al final del artículo).

El extracto de su flor alivia los efectos de la resaca, desintoxica el hígado y previene la cirrosis.

Su riqueza en fibra ralentiza la absorción de glucosa, con lo que es altamente recomendado para las personas afectadas por la diabetes o desordenes del azúcar en sangre.

Concluyendo, estas son las propiedades más destacadas y beneficiosas atribuidas al Kuzu. La investigación científica lo ha corroborado y le ha dado apoyo a sus virtudes.

  1. Para prevenir enfermedades

Entre los componentes del kuzu, destaca la daidzeína, sustancia con efectos antioxidantes. Si no se consumen suficientes antioxidantes, las células se desgastan más rápidamente y es más fácil que aparezcan las enfermedades, por lo que un aporte mínimo de antioxidantes puede prevenir estos efectos negativos.

  1. Para aliviar el dolor de cabeza

En China, en la década de 1970, se realizó un estudio sobre la utilidad del Kuzu para tratar los dolores de cabeza. Los resultados de esta investigación sugieren que esta planta puede ser eficaz para reducir las migrañas, especialmente en racimos, uno de los tipos de dolores de cabeza más dolorosos.

3. Para el tránsito intestinal

Uno de los usos más comunes del Kuzu es aliviar los síntomas de diarrea, estreñimiento y aciez de estómago. Esto parece deberse a que regula la flora intestinal y provoca efectos antiinflamatorios a nivel intestinal.

  1. Para el alcoholismo

Se ha utilizado históricamente para tratar el alcoholismo. En particular, se cree que puede ser eficaz para prevenir el consumo excesivo de alcohol y ayudar a desintoxicar el hígado. También se suele recomendar como remedio para la resaca.

  1. Para el cansancio y fatiga crónica

Se considera un producto revitalizante debido a sus múltiples propiedades beneficiosas. Así que es útil para combatir la fatiga y la debilidad física, tanto las que se producen de forma específica como las que se relacionan con la fatiga crónica.

  1. Fiebre y resfriado

Se le ha atribuido propiedades beneficiosas para tratar los síntomas de la fiebre, el resfriado y la gripe. También puede ser útil para aliviar la tos, incluso en casos de bronquitis.

  1. Para combatir las alergias

Los efectos beneficiosos para el manejo de las alergias parecen estar relacionados con sus efectos antioxidantes y probablemente también con sus beneficios para el sistema respiratorio.

  1. Para prevenir la demencia

Los estudios con ratas sugieren que podría prevenir la aparición de Alzheimer y otros tipos de demencia. El mecanismo parece estar relacionado con la supresión de la apoptosis (o muerte celular programada) en el hipocampo, la principal región del cerebro relacionada con la memoria.

  1. Para aliviar los síntomas de la menopausia

El Kuzu contiene isoflavonas, compuestos químicos que se encuentran en algunas plantas a los que se les atribuyen beneficios para aliviar los síntomas de la menopausia, específicamente los sofocos. Sin embargo, se requiere más investigación para confirmar estas propiedades y la ausencia de efectos secundarios de las isoflavonas.

  1. Para aliviar el vértigo

El vértigo consiste en sensaciones de mareo y falta de equilibrio, no necesariamente relacionadas con las alturas. En muchos casos, este síntoma se debe a problemas en el oído interno.

  1. Tinnitus

El tinnitus son percepciones de sonidos, generalmente pitidos, que se deben a problemas en los oídos, como taponamientos o golpes.  Desde la macrobiótica lo asociamos al funcionamiento de los riñones. El Kuzu actúa doblemente en esta disfunción.

  1. Para aliviar el dolor del cólico que producen las piedras en la vesícula

En este caso se ha de preparar con melaza  de cebada y concentrado de ume.

Concluyendo podemos relacionar estos beneficios:
— Regula la menstruación.
— Protege contra los radicales libres.
— Elimina las infecciones bacterianas.
— Mejora y proporciona un mayor crecimiento de la flora vaginal.
— Elimina los sofocos de la menopausia.
— Facilita el crecimiento óseo y la pérdida de densidad ósea.
— Baja la fiebre
— Mejora el tránsito intestinal.
— Reduce las migrañas.
— Evita la formación de trombos y coágulos en la sangre.
— Trata la angina de pecho.
— Alcaliniza la sangre
— Esencial en tratamientos de desintoxicación y deshabituación de adicciones.
— Da vitalidad y revierte el cansancio crónico.
— Alivia el tinnitus.
— Ansiolítico natural.
— Relajante muscular.
— Disuelve el colesterol malo.
— Mejora la capacidad cognitiva en demencias y Alzheimer.
— Alivia los síntomas de un cólico biliar.
— Como tratamiento en casos de  alergias.

El Kuzu nos lleva a poner los pies en la tierra, su cualidad energética es enraizarnos a la vez que genera calma mental. Es muy útil cuando estamos en la búsqueda de un propósito. 

RECETAS

Bebida de kuzu con melaza de cebada

Esta preparación es relajante, alivia dolores musculares, agujetas así como las molestias causadas por cálculos biliares.

Ingredientes:

1 vaso de agua
1 cuchara de Kuzu
2 cucharadas de melaza de cebada

Elaboración:

Disolver el Kuzu en el agua fría.
Llevar al fuego removiendo constantemente hasta que la textura sea gelatinosa y transparente.
Incorporar la melaza. Tomar caliente.

Bebida de kuzu con té kukicha

La bebida de Kuzu con ciruela de umeboshi es quizá uno de  alcalinizantes más poderosos que existe, utilizado incluso como antibiótico. Cuando se prepara con té kukicha, la cualidad alcalinizante se multiplica.

Ingredientes:

1 vaso de té kukicha frio
1 cucharada de Kuzu
1 ciruela de umeboshi
Unas gotas de tamari

Elaboración:

Disolver el Kuzu en el té kukicha.
Cortar una ciruela de umeboshi en trozos pequeños y reservar el hueso.
Llevar al fuego removiendo bien hasta que la textura se vuelva gelatinosa.
Incorporar la ciruela, el hueso y las gotas de tamari.
Seguir removiendo unos minutos más.
Tomar caliente.

*En determinados casos se puede añadir zumo de jengibre.

Tempura de clabacín

Las tempuras y fritos tienen la cualidad energética de generar dinamismo, así como ayudar a metabolizar mejor los minerales. Siempre que comemos fritos deberíamos utilizar una verdura detergente para equilibrar, como rábanos, daikon, nabos o algún pickle o fermento, como el chucrut.

Ingredientes:

½ Calabacín
1 cucharada de Kuzu
Agua con gas fría
2 cucharadas de harina de arroz
Una pizca de cúrcuma
Una pizca de sal
Aceite de oliva

Para acompañar

2 rábanos rallados
Unas gotas de tamari

Elaboración:

Cortar lonchas finas de calabacín.
Mezclar la harina de arroz con agua fría hasta conseguir una textura cremosa a tipo huevo batido.
Incorporar a la mezcla un poco de cúrcuma y una pizca de sal.
Llevar al fuego un recipiente profundo con aceite para freír en inmersión.
Pasar las lonchas de calabacín por el Kuzu.
Rebozar con la mezcla de harina de arroz.
Freír.
Servir con rábanos rallados y tamari.

Sopa de miso con kuzu

Cuando se toma con sopa de miso ayuda en casos de cáncer, intoxicaciones, alergias e infecciones y muy especialmente en disfunciones del colon. Así como para eliminar radiación del organismo.

Ingredientes:

½  zanahoria
1 cebolla pequeña
Un poco de puerro
1 cucharada de algas wakame
1 litro de agua
1 cucharada sopera de miso de cebada
1 cucharada sopera de kuzu

Elaboración:

Cortar la verdura y preparar un caldo  junto a las algas.
Cuando la verdura este blanda y el caldo tenga consistencia disolver el Kuzu en un poco de agua fría.
Añadir al caldo removiendo bien.
En el último momento añadir el miso.
Servir con perejil.

Goma Dofu  (Tofu de sésamo)

Abre el apetito especialmente en verano.

Ingredientes:

500 ml de agua
50 gr de Kuzu
100 gr de tahine (pasta de sésamo blanco).
Una pizca de sal

Elaboración:

Disolver el Kuzu en el agua fría, añadir la pasta tahine.
Agregar una pizca de sal y mezclar con la batidora.
Encender el fuego y seguir removiendo con una paleta de madera.
Cuando empiece a hervir, seguir removiendo vigorosamente para que no se pegue al fondo. Cuanto más vigorosamente se remueva más suave será la textura.
Verter la mezcla sobre un recipiente cuadrado y envolver con un papel film.
Dejar enfriar y cortar en cuadrados.
Se puede condimentar  con tamari o wasabi.

6 comentarios de “Kuzu, la raíz milagrosa

    • Patricia Restrepo dice:

      Hola Pilar, realmente el kuzu se utiliza más a nivel medicinal y preferiblemente indicado por un consultor macrobiótico. No obstante se puede tomar durante un periodo aproximado de 10 días seguidos para alcalinizar el organismo o bien con zumo de manzana para relajar, o cuando hay tensión, pero insisto depende de la condición de la persona.

    • Patricia Restrepo dice:

      Puede que lo consigas en Argentina con el mismo nombre y si no, en Colombia o Brasil se conoce como Sagu.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *