Antes de tomar tomates

Tomates

Antes de tomar tomates, tómate un tiempo para reflexionar …

Nos dice Steve Gagné sobre el tomate:

Los historiadores especulan que el tomate tuvo su origen en Sud América, muy posible en Perú. Los peruanos recogieron el fruto silvestre en temporada; en ese momento, este fruto era amarillo de color y del tamaño de una cereza. No intentaron cultivarlo o mejorarlo por su naturaleza frágil y corto período de vida.

Como la patata, el tomate fue considerado como una planta ornamental y fue introducido como tal en Italia, Francia, Inglaterra y Portugal, poco después del siglo XVI por visitantes españoles. Los italianos parece haber sido los primeros en usar el tomate como alimento, y aún para ellos, tomó casi 200 años de crecimiento como una curiosidad y planta ornamental antes de hacerlo. Para 1827, el uso de tomates como un alimento había aumentado por toda Europa, pero ambos, Francia e Inglaterra aún dudaban y no aceptaban del todo el fruto.

Los italianos llamaron al tomate amarillo “manzanas doradas”, un título luego mal traducido por el francés como “manzanas de amor”, acompañado por la ilusión que los tomates tenían cualidades afrodisíacas. Quizá esto es lo que finalmente influenció a los franceses a aceptar el tomate.

En América, los primeros tomates crecieron como plantas ornamentales alrededor de 1832. Los americanos habían oído que los franceses los comían y hacia 1844 empezaron a crecer en popularidad. Pero aún, el tomate no encontró su lugar en las cocinas de América hasta la 1ª Guerra Mundial. No fue hasta 1929 que el Despacho de Economía Doméstica lanzó su campaña promocional que reclamaba la dieta ideal para los americanos, debía incluir 55 libras de tomates por persona al año.

El tomate es relamente un fruto; sin embargo, en 1893 la Corte Suprema por decreto, falló que debido a que era usado como un vegetal, debía ser considerado como tal para propósitos comerciales.

Tú dices tomate, “yo digo… una criatura extraña”

La planta de tomate es una planta herbácea de tallo débil, bajo condiciones naturales, forma un arbusto que se extiende y desparrama de unos 1,50 a 1,70m de alto. Las hojas son un extremo tóxicas y se sabe que causan artritis e incluso matan ganado pastando. Además de contener alcaloides venenosos, las hojas y otras partes verdes de la planta, tienen glándulas amarillo-dorado que dan un olor muy inusual y una sustancia tóxica cuando se tocan.

El patrón de crecimiento del tomate es uno en que la planta se aísla por si misma del ambiente. Esto me recuerda a menudo, el patrón de un individuo que sufre de una enfermedad degenerativa, que también puede dsarrollar una tendencia a aislarse el mismo de su ambiente natural. Debería ser una observación tan subjetiva como parece: estudios de cristalización de la sangre hechos en Alemania han mostrado que la sangre cancerosa y el jugo de tomate fresco revelan una similitud estructural notable.

Esta tan rara criatura, como sus parientes en la familia solanácea, tiene sus cualidades positivas. Puede ayudar a reducir excesos de acumulaciones de grasa en el cuerpo, así como un efecto refrescante en un metabolismo sobrecalentado. Otra propiedad benéfica es que los tomates pueden calmar y limpiar excesos de calor en el hígado.

Por supuesto como parte de una dieta específica y por un determinado número de días, también podríamos usar el tomate como uso terapéutico para cáncer de próstata cocinado de una forma especial con miso y algún tipo de col china. Un cualificado consejero macrobiótico lo podrá prescribir en días y cantidad.

Y si queremos tomar tomates para refrescarnos o por el disfrute deberíamos tomarlos de origen biológico, siempre en verano, que es la estación más apropiada. Sólo una pequeña cantidad, como contraste.

También será adecuado dejarlo secar al sol y tomar alguno en otras estaciones.

Siempre biológicos, porque sabemos que el tomate es una de las frutas susceptibles de estropearse con facilidad, y por lo tanto se trata con muchos químicos, insecticidas y manipulación genética.

Podríamos seguir considerando al tomate como una fruta exótica tropical y tomarla como quien extraordinariamente come un frutillo exótico.

El tomate, tomado en uso diario, es acidificante, por lo tanto, desmineraliza y contribuye al deterioro de la sangre e inflamaciones de las articulaciones y mayoría de alergias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *