El mochi un alimento tradicional reconstituyente

Todos los alimentos son fundamentalmente energía, la materia es apenas energía condensada

El Mochi, o pastel japonés, tiene una historia tradicional y medicinal, es considerado un alimento reconstituyente, empoderador, nutritivo, por su valor energético, por lo que representan para la sangre y su constitución bioquímica.

De origen japonés, hecho a partir de los granos pequeños y glutinosos de “mochigome”, también denominado arroz pegajoso, o arroz dulce, arroz cerulento, arroz botan, o arroz de perlas.

El arroz glutinoso o dulce se vuelve pegajoso cuando lo cocinamos, lo que le concede una cualidad muy versátil en la cocina, tanto para elaborar dulces como cocciones saladas y medicinales. Hemos de tener en cuenta que se denomina glutinoso por su cualidad pegajosa, y no porque contenga gluten, de hecho es una alternativa nutritiva y sanadora para las personas que son intolerantes al gluten.

La característica pegajosa del mochi es debida  a los polisacáridos del mismo arroz, la viscosidad y la elasticidad que notamos cuando lo masticamos, se debe a la concentración de almidón, y a otros factores como la consistencia de los granos de almidón hinchados, las condiciones de calentamiento (temperatura, tiempo de calentamiento y la velocidad de calentamiento), así como las zonas de unión que interconectan cada cadena polimérica, los mochis tradicionales tienen el equilibrio perfecto entre la viscosidad y la elasticidad.

Si analizamos el mochi bajo la lente bioquímica, nos encontramos con un alimento rico en polisacáridos, lípidos, proteínas y agua. Con una estructura heterogénea de gel llamada “amilopectina”, —granos de almidón y burbujas de aire— además este arroz se caracteriza por la falta de amilosa en el almidón, que es casi insignificante, lo que lo convierte en un  dulce equilibrado, apto para personas con desequilibrios de azúcar en sangre, siempre y cuando su procedencia no sea refinado, o pulido, es decir, arroz dulce integral.

Otra de las cualidades reconstituyentes del arroz glutinoso es la  concentración de la  proteína, que es  un poco más alta que la que encontramos en el arroz normal, integral  de grano corto.

El procedimiento para conseguir los pasteles de mochi, es totalmente artesanal, primero se cocina el arroz hasta que tenga una consistencia suave, la proporción es una medida de arroz por una medida de agua.

Una vez el arroz  está cocido, se machaca con un mazo de madera enorme y pesado “kine” en un mortero de madera tradicional “usu”.

Como el arroz mochi es muy pegajoso y se endurece rápidamente, debe humedecerse, triturarse y voltearse constantemente. Debido  a que este proceso requiere de una gran cantidad de esfuerzo físico, es mejor tener dos personas turnándose para golpear el arroz con los mazos pesados.

Es maravilloso ver que  esta tradición japonesa milenaria se ha mantenido hasta nuestros días.

Cuando el arroz se ha convertido en una pasta, se convierte en una masa pegajosa que está lista para ser moldeada en varias formas para muchos usos.

Diferentes usos del mochi:

  • Durante el año nuevo japonés, el mochi se usa de muchas maneras, para rituales, como un alimento auspicioso, o para el deleite de los ricos pastelitos dulces.
  • Kagami mochi (espejo mochi), está formado por dos esferas y se coloca una encima de la otra, Kagmi mochi, es una ofrenda espiritual que se coloca en el altar de las casas en Navidad.
  • También se hace una  torta de arroz hecha de mochi  que se come para la suerte sobre un caldo vegetal condimentado con tamari, la sopa se llama ZONI.
  • Para la buena  suerte se come Kinako mochi y se prepara asándolo sobre fuego en la chimenea y luego se sumerge en una mezcla de soja, agua y algo dulce, yo lo sugiero con melaza de arroz, como tipo fundie.
  • En el día a día el mochi, se come como emparedado, postre o como plato de comida.
  • Cuando llegan los meses de frío o invierno, los japoneses preparan una sopa de judías azukis llamada “oshiruko” para calentar los riñones y generar vitalidad.
  • Una de mis preparaciones preferidas con el Mochi, es gratinar, por ejemplo en Japón cuando se prepara una sopa de fideos, “Chikara Udon” que podríamos comparar con una sopa francesa de cebolla gratinada al horno. Cuando la sopa de fideos está lista, se hornea con el mochi por arriba para conseguir costra o gratinado. Esta sopa también se toma especialmente en los días de invierno o cuando se ha realizado una actividad física intensa y se necesita un reconstituyente.
  • Es famoso el helado  donde, en realidad el mochi es la cubierta externa de este helado.
  • Existe un dulce Nipón que se ha hecho con el paladar internacional  “daifuku” relleno de pasta de judías azukis, de sabor suave, no muy dulce.
  • El Mochi  además se usa para hacer una bola de masa japonesa llamada dango.
  • En la sanación la aplicación más relevante la tiene el mochi que se utiliza para una mujer que acaba de dar a luz, bien sea el mochi recién hecho, o como pastelitos que ya se venden empaquetados al vacío y que pueden ser de artemisa o naturales.
  • Otra aplicación terapéutica muy útil y efectiva, es la elaboración de una bebida de arroz con arroz dulce para la subida de la leche de la madre lactante.
  • Y en el caso de anemia o sangre débil, cocido o en forma de sopas, nutre enormemente la sangre.
  • Cuando los niños están en edad de crecimiento, los deportistas, las mujeres después de un aborto, y en general para cualquier persona que quiera reconstituirse y ganar en vitalidad, el arroz mochi, bien sea en pastelitos o en grano para hacer preparaciones caseras, es una alternativa excelente.

RECETAS

Sushi Mochi

Sirve como emparedado o bocadillo reconstituyente. Equilibrado en minerales, vitaminas, pro bióticos, proteína, hidratos de carbono.

Ingredientes:

1 pastelito de mochi
1 tira de tempeh
½  hoja de alga nory
1 cucharada de chucrut o cualquier otro fermento natural
1 cucharilla de aceite de sésamo
1 hoja de col escaldada de cale
Unas gotas de tamari

Elaboración:

Calentar una sartén de hierro fundido o de fondo pesado y grueso.
Añadir el aceite de oliva.
Colocar el mochi, tapar la sartén.
Dejar que se hinche y luego darle la vuelta para que se hinche por ambos lados.
Tostar el alga nory.
Colocar el mochi sobre el alga y con una cuchara húmeda extenderlo sobre el alga.
Colocar sobre el mochi la hoja escaldada de cale, el tempeh y el chucrut.
Arrollarlo todo hasta darle la forma de sushi o emparedado.
Servir con unas gotas de tamari.

Mochi relleno de pasta de azukis

Ingredientes:

100 gramos de azukis cocidos
Un puñado de castañas pilongas cocidas
Melaza de arroz
1 cucharilla de café de cereales
6 pastelitos de mochi

Elaboración:

Triturar los azukis, castañas y melaza de arroz
Mezclar la cucharilla de café de cereales
Calentar la sartén de hierro fundido o de fondo pesado
Cuando el mochi haya hinchado, abrir y rellenar con la pasta de azukis.

Bebida para aumentar la subida de la leche materna

Ingredientes:

125 gramos de arroz glutinoso, dejado a remojo
50 gramos de arroz integral de grano redondo dejado a remojo
50 gramos de mijo glutinoso dejado a remojo
25 gramos de amaranto
1 trozo de 4 centímetros de alga kombu
3 cucharadas de melaza de arroz
Una pizca de sal
Una cucharilla de aceite de sésamo o semillas de sésamo recién tostadas
2 litros de agua de buena calidad

Elaboración:

Tirar el agua de los remojos.
Añadir los granos a una olla grande junto con el agua, las algas y el aceite de sésamo.
Hacer hervir a fuego alto, bajar el fuego y cocer durante una hora a fuego mínimo.
Colar sobre un lienzo fino de manera que todos los granos queden separados de la bebida (reservar).
El líquido extraído es la bebida de arroz a la que se le va a añadir melaza de arroz.
Se puede beber cuanto se quiera de esta bebida, no sólo va ayudar a la madre lactante en la subida de la leche, también va a dar  vitalidad a una persona convaleciente, en un post operatorio o a una persona en estado extremo de debilidad.

Crema de coliflor gratinada

Ingredientes:

1 coliflor
6 cebollas
1 cucharada de miso blanco
Una pizca de sal
Pimienta
2 pasteles de mochi
Agua
Aceite de oliva

Elaboración:

Cortar la cebolla a medias lunas.
Cortar la coliflor en florecitas.
Filetear los troncos de la coliflor.
Rallar los pastelitos de mochi.
Calentar una cazuela pequeña con el aceite de oliva
Agregar la cebolla, la pizca de sal y saltear.
Incorporar la coliflor, tapar y reducir.
Añadir agua que cubra las verduras.
Hacer hervir, incorporar el miso.
Triturar hasta conseguir una consistencia cremosa.
Llevar en cazuelas de barro al horno con la pimienta molida.
Cubrir con el mochi rallado y hornear hasta que gratine.

Качественная посуда по низким ценам. Заказывай глиняные пивные бокалы оптом из Славянска. Посуда подойдет как для презента с моря так и для подарка на праздники.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.