Los guisantes verdes son como un regalo en primavera

Guisantes verdes en cuenco

Cuando llega la primavera, la huerta se viste de verde en diferentes tonalidades y formas. Uno de los milagros más mágicos de la primavera son los guisantes verdes, que cuando son frescos y tiernos son dulces como una fruta, de hecho vienen de la floración y cuando maduran y se secan adquieren un carácter proteico y reconstituyente. Además, como bien dice el refrán…

“Marzo en lluvias, buen año de alubias.”

¿Qué ofrecen los guisantes verdes a tu alimentación?

Los guisantes verdes pertenecen a la familia de las leguminosas, pero desde el punto de vista nutricional, los que son frescos se parecen más a una verdura. Y es que, los guisantes frescos de temporada (de marzo a mayo) son un regalo milagroso, ya que es increíble la cantidad de nutrientes y beneficios que tienen estas pequeñas bolitas verdes. Son agradables al paladar y buenos compañeros de cualquier plato.

Si hablamos de sus propiedades bioquímicas, podemos destacar las vitaminas del grupo B, vitamina C, proteínas fácilmente digeribles, hidratos de carbono de asimilación lenta y minerales como el calcio, el hierro o el potasio.

Si estás buscando alimentos muy ricos en vitaminas del grupo B los guisantes verdes son tu objetivo, son ricos en vitamina B1, B2, B3, B6 y B9. Las vitaminas del grupo B son hidrosolubles, es decir, se disuelven en el agua, lo que hace que se eliminen por la orina, razón por la que hay que tomarlas constantemente, pues las vitaminas hidrosolubles no se almacenan.

Cuando se tiene deficiencia de estas vitaminas, por ejemplo de la vitamina B1, se pueden experimentar síntomas molestos como el hormigueo en las manos y pies, falta de coordinación al andar o al escribir, pérdida de sensación en algún miembro, etc. Y esto, sucede porque entre otras cosas las vitaminas del grupo B, como la B1, se encargan de que las fibras nerviosas se nutran y mantengan los niveles de glucosa para su buen funcionamiento. En compañía de la B3, contribuyen a regular los procesos metabólicos esenciales para que todos los nutrientes necesarios lleguen al sistema nervioso, cuando esta función no se produce se empiezan a degradar las fibras nerviosas pudiendo conducir a enfermedades de locomoción importantes.

La vitamina B9, en déficit, también es la responsable de los síntomas de cambios de humor y tendencia a la depresión, por esto cuando comemos guisantes verdes mantenemos el estado de ánimo alto y positivo, quizá esta sea la razón por la que siempre se han considerado médicamente el mejor remedio para mantener una actitud positiva.

Nuestros antepasados comían legumbres por lo menos 4 o 5 veces a la semana, y es que seguramente desde la intuición y su inteligencia somática y conectada a la cocina y las bondades de la “COMIDA REAL” sabían que les mantenía el corazón contento y la mente sin malos pensamientos.

Recientemente los científicos nos cuentan, que los guisantes verdes secos, contienen sustancias con propiedades vasodilatadoras, debido al tipo de fibra soluble que contienen retienen una parte del colesterol malo LDL, (Lipoproteína de alta densidad) evitando su absorción por el intestino y que posteriormente pase a la sangre.

Por otra parte los guisantes verdes, son conocidos como poderosos antioxidantes, ricos en vitaminas A (beta carotenos) y vitamina C,  que contribuyen a la juventud y flexibilidad.

Entre otros nutrientes tienen vitamina, K, manganeso, tiamina, cobre, vitamina C, fósforo y ácido fólico,  es decir que los guisantes verdes ofrecen un perfil de nutrición notable, aunque quiero subrayar que lo más importante de un alimento es la sinergia que genera junto con el resto de ingredientes de una comida para ayudar a mantener una buena salud.

Los guisantes verdes además tienen algunas particularidades y algunas curiosidades, entre las curiosidades tienen un anticonceptivo natural “M-xilohidroquina” que interfiere en la liberación de estrógenos y testosterona. Comer como parte de un todo de una dieta saludable no sería un factor de infertilidad, pero en casos donde ya hay una sensibilidad y tratamiento de fertilidad, yo no los recomendaría mientras el tiempo de tratamiento.

Igualmente son ligeramente acidificantes: son ricos en sales minerales ácidas y por eso deben tomarse con precaución en casos de enfermedades artríticas o en casos de disfunciones graves de riñón. Aunque igualmente estas disfunciones con una dieta equilibrada prescrita por un consultor cualificado en educación alimenticia macrobiótica, podría ayudar a revertirse.

¿Por qué son buenos los guisantes verdes para ti?

Te voy a compartir las razones menos conocidas por las que deberías incluir guisantes verdes en tu dieta, incluyendo las razones energéticas y las consideraciones desde la visión macrobiótica.

  • Gracias a su alto contenido de fibra (¡una taza proporciona 8 gramos!), los guisantes verdes pueden ayudar a reducir la respuesta glucémica del cuerpo. Esto significa que los guisantes verdes pueden tener un papel en el manejo de condiciones como la diabetes, la hipoglucemia y los cambios intempestivos de humor.
  • La función gastrointestinal (es decir, el trabajo del sistema digestivo) puede mejorarse con la adición de guisantes. Hay estudios que han demostrado que comer guisantes con su piel, tienen un efecto significativo en la frecuencia de movimiento intestinal… especialmente en aquellas personas que comenzaron el estudio con una baja frecuencia de movimiento intestinal.
  • Los guisantes verdes ofrecen una gran variedad de potentes antioxidantes. Uno de sus poderosos antioxidantes incluye el cumestrol, un polifenol que puede reducir el riesgo de cáncer de estómago.
  • Los guisantes verdes contienen saponinas saludables, que pueden interferir con la reabsorción del colesterol en el tracto digestivo y permitir una mejor salud del corazón. Estas saponinas también pueden prevenir el crecimiento de células cancerosas.
  • Los ácidos fenólicos y los flavanoles en los guisantes verdes brindan apoyo antioxidante y antiinflamatorio adicional.
  • En la visión occidental de la salud y la dieta, los alimentos se evalúan, se dividen, se fragmentan  en  proteínas, calorías, carbohidratos, vitaminas y otros contenidos nutricionales,  esto es lo que se nos enseña  como lo primero a tener en cuenta y lo más importante cuando estudiamos nutrición.

Pero en realidad somos mucho más que la suma de vitaminas, lípidos, proteínas, calorías y sustancias aisladas. Según la macrobiótica y sus orígenes en la medicina tradicional china, las propiedades energéticas de los alimentos, la resonancia y la analogía del alimento con el ser humano, nos muestra como existe una nutrición que va más allá de lo bioquímico que influye en el ser humano de diferentes maneras, por esto conocer las energía de los alimentos nos proporciona claves inequívocas para mantener la salud o recuperarla.

Por ejemplo, “si una persona sufre de artritis y el dolor es particularmente intenso en un día frío y húmedo de invierno, comer los alimentos correctos con la energía caliente y seca,  aliviará considerablemente el dolor «.

Los guisantes verdes por analogía, relajan, tonifican el bazo, estómago y el páncreas. Fortalecen la digestión. Reducen el efecto de un hígado excesivo, con exceso de trabajo. Reducen los vómitos, el hipo, los eruptos y la tos.

En resumen…

  1. Dado que contienen cantidades abundantes de vitamina K, manganeso, vitamina C, fibra, tiamina, vitamina A y ácido fólico, los guisantes verdes ofrecen un perfil de nutrición notable. Pero además de las vitaminas y minerales que nos ofrecen los guisantes, hay muchas razones para incluirlos en la dieta. Las investigaciones señalan que los guisantes verdes ofrecen una poderosa protección contra el cáncer, contienen potentes beneficios antiinflamatorios, permiten una mejor regulación del azúcar en la sangre y sirven como una opción de carbohidratos saludables para el corazón.
  2. Los guisantes verdes contienen coumestrol, un fito nutriente especial que puede brindar protección contra el cáncer de estómago.
  3. Una variedad de fotoquímicos, incluidos los ácidos fenólicos como el ácido ferúlico y el ácido cafeico, así como las pisumsaponinas I y II y las pisomosidas A y B, están presentes en los guisantes verdes. Estos fitoquímicos prestan actividad antioxidante y pueden ayudar a proteger contra enfermedades crónicas como el cáncer y otras afecciones relacionadas con la inflamación.
  4. Debido a su cantidad saludable de fibra, los guisantes verdes pueden mejorar la respuesta glucémica en comparación con los alimentos bajos en fibra.
  5. No se puede negar la poderosa nutrición en estas esferas llenas de nutrientes. Es importante que demandemos en las tiendas especializadas guisantes verdes secos, pues penosamente es una legumbre que tiende a desaparecer pues cada vez se consume menos y como veis es generosa en bendiciones.

Si te gustan los guisantes verdes y sueles consumirlos con bastante frecuencia, genial, sino, es el momento de incluirlos en tu alimentación ¿no crees? Los beneficios son numerosos y tu metabolismo lo agradecerá.