La menopausia vivida con plenitud

manopausia

Por Patricia Restrepo

Menopausia, «la explosión de lo espiritual que va al encuentro de la unidad, de regreso a su morada».

Menopausia significa, literalmente, cese de la menstruación, que tiene una correlación fisiológica con la declinación de la secreción de estrógenos por la pérdida de la función folicular. Climaterio es la fase de transición  entre la etapa reproductora y no reproductora de la mujer.
Durante la menopausia los ovarios de una mujer dejan de producir óvulos y producen menos estrógenos y progesterona.

Aunque la menopausia es un proceso totalmente natural, algunos tipos de cirugía, tratamientos oncológicos, medicamentos anticonceptivos, pueden producir una menopausia prematura. Por ejemplo al extirpar el útero (histerectomía), que provoca el cese de la menstruación, o cuando se extirpan ambos ovarios (ooforectomia), donde los síntomas de la menopausia comienzan inmediatamente sin importar la edad.

Es decir que alrededor de los 50 años, en nuestro otoñó biográfico, de nuevo florecemos, recogemos los frutos de etapas anteriores añadiendo a la experiencia (lo que aprendimos de lo que vivimos) la eclosión de lo espiritual, que va al encuentro de la unidad.

Según la doctora Christiane Northrup, la menopausia es el paso a los años de la sabiduría. Y pese a lo que piense una sociedad focalizada en la rentabilidad y sobreproducción, la menopausia puede ser una etapa de sosiego, plenitud y encuentro.

La hembra humana, es el único ser viviente que experimenta el cese de su capacidad para procrear, el resto de los animales mueren con sus cualidades reproductivas íntegras. Este parece un hecho caprichoso de la naturaleza, pero en realidad es un símbolo nítido. Sabemos que lo que nos diferencia de las demás especies o animales es la capacidad de interiorización, la autoconciencia.

No cabe duda, pues, que este hecho refleja que si la mujer está viviendo esta fase de la vida, focalizada y conectada al orden natural, tendrá una vía directa a la realización espiritual, a la comunión con la sacerdotisa que lleva dentro.

«LA INTUICIÓN DE UNA MUJER ES MÁS PRECISA QUE LA CERTEZA DE UN HOMBRE» Rudyart Kipling

Con la menopausia se dejan atrás los teñidos días de regla y son suplidos por la experiencia directa del fuego, agua y vapor. Yo lo vinculo a la purificación y transmutación de experiencias no comprendidas en el pasado .

Mientras vivíamos el proceso cíclico menstrual, paralelamente vivíamos en una corriente alterna de intuición y sabiduría. La sabiduría intuitiva que antes estaba a nuestra disposición sólo durante ciertas  fases lunares del ciclo menstrual, pasa a estar potencialmente disponible en todo momento. Y digo potencialmente porque  algunas prácticas en el estilo de vida moderno lo impiden.

Desde el punto de vista biológico estamos programadas para que en esta etapa de la vida nos retiremos del mundo exterior por un tiempo, yo les llamo «pausas conscientes», y no quiero decir con esto, que necesariamente sea una retirada externa. No hace falta que nos vayamos al lejano Oriente en busca de un templo o de un maestro tibetano o un gurú, estas pausas sin ritmo externo tienen que ver más con la interiorización, la meditación, el silencio, que desde luego no es exclusividad de la edad de la sabiduría, pero en esta edad es esencial.

Y vuelvo y recalco «potencialmente», pues si los hábitos de vida son caóticos en cuanto a la nutrición, ejercicio, respiración y emociones, pueden convertirse en obstáculos densos  y más que sabias nos transformamos en: erudita, aguda, mental, focalizada en rentabilidad y producción, y en otros aspectos de característica mas yang.

Si tu nutrición incluye o está basada en alimentos que generen mucho calor, y que además, devengan del reino animal de sangre caliente y hormonada (me refiero al propio proceso hormonal del animal), el paso a la edad de la sabiduría se convierte en la edad de la irritabilidad, competitividad, reacción, miedo, dando paso a un constante altibajo que alterna  entre calor y sudor, hipo e hiperglucemia, hipo e hipertiroidismo, hiper o hipotensión, una esquizofrenia biológica donde se vive hacia afuera y prima servir a las exigencias  externas sociales.

Es fácil, observar como con el incremento del consumo de carne en la premenopausia y la menopausia, también las mujeres se sienten más atraídas por las cirugías estéticas, y el aumento de volúmenes en algunas zonas del cuerpo, una obsesión por  la figura. A veces tengo la sensación que se está creando otra raza de quirófano destinada a complacer lo masculino y abortar lo realmente femenino.

Las hormonas son la partitura donde está escrita la dirección de la vida de la mujer, si nuestra alimentación y estilo de vida son armónicos con nuestra naturaleza, sabremos  hacer la lectura adecuada. Según esta partitura, con la entrada de la menopausia, la mujer abandona su papel principal de educar y criar hijos y aunque sigue teniendo la cualidad maternal de cuidar, dispone de la libertad de elegir hacia donde dirigir su energía creativa y servir más a las demandas del alma, desarrollando  la capacidad de receptividad al conocimiento intuitivo constante.

Podríamos concluir con esta analogía, durante la edad fértil estamos preparadas para dar a luz hacia el exterior a otra vida, en la menopausia nos preparamos para darnos luz a nosotras mismas. Y como consecuencia de esta interiorización dar el salto evolutivo que nos prepara para vivir los latidos del espíritu sin interferencias físicas, y alumbrar la vocación, pasión o a la artista que llevamos dentro.

En la menopausia y premenopausia deberíamos nutrirnos, considerando más los valores energéticos emocionales, evitando totalmente la carne, aves y alimentos horneados y en general todo lo que esté muy seco y deshidratado, evitando lo muy yang y el extremo yin, azúcares simples, comida en bote, con hormonas añadidas, quimicalizada.

Las proporciones con respecto a la etapa de la fertilidad en la comida cambian, más cantidad de verduras que de cereales, más legumbres que pescado, más semillas que algas, reducir la sal.

Desde mi experiencia personal y clínica, una alimentación vegana personalizada e inteligente, sumado a la práctica del movimiento orgánico consciente no dogmático (yoga, tai chi, chi kung,) meditación, el abrazo desnudo a la naturaleza, la  comprensión y reconciliación con el pasado, con lo que existe, la compasión, la gratitud, la gratitud y la gratitud, hacen que vivas este periodo de la vida como un renacimiento floreciente.

Falsos mitos y verdades sobre la menopausia:
• La menopausia no es el principio del fin.
• No se acelera el proceso de envejecimiento después de la menopausia.
• El proceso de envejecimiento se acelera por una nutrición cárnica, salada y seca.
• Si tu alimentación es adecuada no se aumenta de peso. Se aumenta de peso cuando intentas camuflar tus emociones comiendo.
• El cuerpo se adapta de forma natural a los cambios hormonales, no ingieras hormonas animales (carnes, aves, huevos, lácteos, pescados de piscifactorías).
• Hay una pérdida natural de calcio no peligrosa por la bajada de estrógenos (osteopenia natural).
• Un ejercicio moderado al aire libre  exponiendo el cuerpo al sol junto con una respiración consciente nos ayuda a metabolizar e el calcio.
• El calcio que se toma en forma de lácteos o de suplementos no se metaboliza adecuadamente, se acumula en articulaciones y zonas blandas.
• El consumo de lácteos de origen vacuno, de cabra o cualquier otro mamífero incluyendo queso, yogourt, nata o mantequilla incrementan la desmineralización y descalcificación de los huesos.
• Las semillas de sésamo, tofu, algas hijiki, col verde, son fuentes naturales biodisponibles de calcio.
• Existe una buena despensa de fitoestrógenos en la naturaleza.
• Comer tofu disminuye la sensación térmica de calor.
• No se pierde el deseo sexual, maduras sexualmente y sabes lo que quieres.
• Es el momento de redescubrir tu hobby y disfrutarlo, de conectar con tu verdadero sueño y realizarlo.
• Reunirse con mujeres es nutritivo y sanador.
• Es nuestra responsabilidad conocer la dimensión de la edad de la sabiduría y vivirla plenamente.

Recetas

Puré de ñame con tofu

El ñame es conocido por su gran aporte de fitoestrógenos, potenciador del colágeno. Regula el calor y la humedad en el cuerpo.

Ingredientes:
1 kilo de ñame pelado
6 cebollas
Aceite de oliva
Sal marina no refinada

Elaboración:
Cortar las cebollas a medias lunas y saltear en un poco de aceite hasta que estén transparentes.
Cortar el ñame en tajadas.
Agregar las cebollas, cubrir de agua y cocer en la olla rápida durante 30 min., corregir de sal.
Triturar y añadir un poco de pimienta.
Servir con tempura de tofu.

Sopa de almendras
Las almendras tienen una cualidad protéica estable. Fuente de calcio.

El mijo es diurético, la mezcla equilibrada del fósforo que contiene el mijo junto con el calcio que tienen las almendras, hacen que este sea biodisponible y totalmente aprovechable por el organismo. Aumenta la inmunidad.

Ingredientes:
1/2 vaso de almendras tostadas
1/2 vaso de mijo cocido
1/2 cebolla cortada a cubos
Agua
Sal
Algas Nori

Elaboración:
Triturar las almendras
Pochar las cebollas en un poco de agua y una pizca de sal,
Añadir el mijo y las almendras en polvo.
Añadir agua y una pizca de sal.
Hacer hervir bajar el fuego, y cocer durante 15 min. más.
Triturar, servir caliente con alga Nori en tiras.

Pepinos rellenos de paté de guisantes
Los pepinos crudos inducen a la micción, refrescan. Los guisantes relajan el hígado y el estómago.
Cocción que genera relax.

Ingredientes:
2 pepinos crudos y pelados
1 vaso de guisantes tiernos (pueden ser de conserva ecológica o congelados de tu propia cosecha).
Un puñado de aceitunas verdes
Un puerro cortado a medias lunas
Una pincelada de aceite de oliva

Elaboración:
Saltear el puerro en el aceite de oliva
Mezclar con los guisantes y dejar cocer con una pizca de sal a fuego lento durante 10 min.
Cortar los pepinos en mitades, vaciar los pepinos respetando la parte de abajo.
Triturar los guisantes con el puerro y las aceitunas.
Reservar alguna aceituna para decorar cada pepino
Triturar los guisantes, rellenar el pepino y cubrir con una aceituna.

Natto
Es un fermento derivado de la soja, es útil en casos de sequedad vaginal. Lubrica, aporta calcio y tiene un elevado contenido en vitamina K2. Tiene un potencial efecto protector frente al riesgo de contraer Alzheimer.

Ingredientes:
Natto, cebollino, mostaza, soyu

Elaboración:
Mezclar dos partes de mostaza con una parte de soyu, añadir al natto y servir con un poco de cebollino.

Acompañar con arroz.
El natto también puede agregarse a una sopa de miso y de esta forma genera calor en invierno.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *