Los antojos durante el tiempo de gestación

antojos

Por Patricia Restrepo

El génesis del universo fue descrito hace más de 2.500 millones de años por el filósofo chino Lao Tse «uno crea dos, dos crea tres, y tres originan los miles de cosas».
De la concepción a la vida, la fecundación o fusión del óvulo y del espermatozoide, marca la complexión del proceso universal de la creación y el comienzo de una nueva vida.

A partir de la fecundación dentro del óvulo fertilizado, los diferentes factores expansivos y contractivos (yin y yang) comienzan a diferenciarse en un proceso conocido como la «Formación Sistémica», donde los principales sistemas corporales comienzan como dos matrices energéticas espiraloides.

Una espiral más yin, se expande hacia afuera desde el centro de la periferia, la otra, o espiral más yang se enrosca hacia dentro desde la periferia hacia el centro. La espiral más yin se desarrolla hacia la parte frontal del óvulo, para eventualmente convertirse en los sistemas digestivo y respiratorio. La espiral más yang se desarrolla hacia la parte dorsal y más tarde se convierte en el sistema nervioso. Una tercera espiral, en cuyo centro se desarrollará eventualmente el corazón, también se materializa, transformándose en sistema circulatorio y excretorio.

La célula huevo necesita 7 días para transitar a lo largo de la trompa de falopio e implantares en el revestimiento interior del útero. Durante este tiempo, las dos formaciones espiraloides primarias, dan surgimiento a las capas germinales primarias, base del desarrollo del embrión.

Durante los 9 meses de embarazo, el óvulo fertilizado se desarrolla en un organismo complejo y multicelular «ser humano», los 280 días de gestación corresponden aproximadamente al periodo de 2.800 años de historia biológica, durante el cual la vida evolucionó en el antiguo océano.

El desarrollo del bebé durante la gestación es influenciado por la calidad del medio ambiente fluido que lo rodea y de la sangre materna que lo nutre. Es obvio que durante el embarazo, una mujer experimenta cambios en su condición general, especialmente durante los tres primeros meses, cese de la menstruación, cambio en el tamaño de las mamás y pezones, cambios hormonales que condicionan cambios emocionales, sueños con alimentos consumidos en el pasado, también si la condición no está muy equilibrada pueden surgir los mareos y náuseas matutinas.

El rápido crecimiento del feto crea una aceleración de la energía interna de la madre «yanguización» que como resultado y especialmente en el primer trimestre la mujer siente fuertes antojos por comida dulce, zumos de fruta, fruta y líquidos, es decir, por alimentos más yin para equilibrar y en algunos casos por alimentos que no ha comido nunca.

Cuando el óvulo y el esperma se encuentran, se encuentran o se unen todas las generaciones pasadas de cada uno y también los gustos y tendencias de cada grupo familiar, de ahí que en muchas ocasiones durante el embarazo se sientan antojos por alimentos nunca comidos antes, y que hayan sido de la preferencia de la pareja o de la familia de la pareja.

Estos deseos no deben ser reprimidos, pero en algunos casos son muy desequilibrados y en últimas consecuencias afectará el desarrollo del nuevo embrión que depende totalmente de la alimentación de la madre.

Para paliar inteligentemente estos antojos podemos recurrir a alimentos con cualidades energéticas nutritivas y sabores parecidos a los que deseamos.

Si los antojos son por carne: puedes comer pescado hecho a la plancha o cualquier otra cocción yang. También se podría sustituir la carne por seitan frito, temphe al horno o frito, Kimpira de SEITAN, tofu ahumado salteado con salsa de miso, tempura de SEITAN o SEITAN apanado, Kimpira de tofu seco.

Si surgen por dulces:
Quizá la opción más equilibrada y dulce es recurrir al amazake, preparar un flan de amazake, tiramisu de amazake, amazake caliente, compota de frutas, manzanas con castañas, bolitas de castañas azukis y uvas pasas, CRUMBLE de frutos rojos con amazake, mantequilla de cebollas.

Si el antojo es por sabor ácido:
Verdura prensada, TEMPEH con chucrut, aliño con vinagre de umeboshi, sopa de miso con verdura servida con una rodaja de limón, o simplemente una cucharilla de chucrut acompañando las comidas.

Cuando surgen por lácteos, está muy implicada la parte emocional así de que buscaremos sustitutos cremosos y suaves.

Yogurt de soja
Mahonesa de tofu
Queso de tofu
Algas hijiki con TEMPEH y verduras
Paté de algas hijiki y tofu ahumado
Col repollo salteado con zanahoria

En el caso de antojos por sal, la lectura es muy clara, estamos buscando minerales, con lo que lo más apropiado son todo tipo de algas en pequeña cantidad acompañando las comidas.

A parte de los antojos pueden surgir algunas complicaciones menores que se solucionan fácilmente por medio de la dieta y estilo de vida.

Anemia durante el embarazo, tomar sopa de miso con algas wakame,
hojas verdes de col salteadas con aceite de sésamo y condimentadas con alga dulce y en general incorporar más algas en la comida, en especial la dulce, así cómo comer regularmente mijo mezclado con algas y zanahorias.

Dolores de espalda:
Especialmente hacia los últimos meses.
Tomar té de shitake.

Estreñimiento:
Comer azukis cocinados con trigo y alga kombu.
Arroz integral y trigo en forma de crema para el desayuno.

Calambres:
Té bancha servido con una cucharilla de shoyou.

Hinchazón de piernas y tobillos.
Nabo blanco o daikon hervido junto con alga kombu y unas gotas de shoyou.

Acidez:
Ume-sho-bancha,(té BANCHA con ciruela de umeboshi y salsa de soja.

Recetas:

TEMPEH FRITO CON SALSA DE CACAHUETES
Energéticamente satisface el antojo por la carne.

Ingredientes:
Una barra de TEMPEH
Aceite de sésamo para freír

Para la salsa:
125 gr de cacahuetes tostados
3 dientes de ajo
Un manojito de cilantro
Pimienta roja al gusto
Zumo de limón
Melaza de maíz
3 cucharadas de shoyou
Cebolleta cruda.

Para acompañarlo:
Rábano rojo rallado con unas gotas de zumo de jengibre

Elaboración:
Hervir el bloque de tofu durante unos minutos
Cortar en lonchas gruesas
Calentar aceite de sésamo
Freír hasta dorar, que queden crujientes
Eliminar el exceso de aceite.

Para la salsa:
Mezclar todos los ingredientes, triturar.
Servir el temphe bañado en su salsa acompañado del rábano.

QUESO DE TOFU A LAS FINAS HIERBAS
Energéticamente nos ayuda a eliminar el antojo por lácteos.

Ingredientes:
Mugi miso
Finas hierbas
Pimienta
Un puñado de nueces
Tofu firme
2 hojas de col repollo

Elaboración:
Tostar ligeramente las nueces
Dejarlas semitrituradas
Mezclar el miso con las finas hierbas, la pimienta y las nueces hasta obtener una pasta homogénea.
Cortar el tofu en lonchas gruesas.
Cubrir cada capa con la mezcla del miso como quien hace un milhojas capa sobre capa.
Asegurarse de untar de miso todo el bloque de tofu.
Cubrir con las hojas de col.
Guardar durante 2 días en la nevera.
Retirar el miso del tofu, el miso se habrá quedado como un paté exquisito y el tofu como un queso.

CRUMBLE DE FRUTOS ROJOS CON AMAZAKE
Plato que sacia los deseos por comer alimentos azucarados desequilibrantes.

Ingredientes:
Para el CRUMBLE
50 ml de melaza de quinoa.
50 gr de almendra en polvo.
50 gr de copos de avena.
6 cucharadas de puré de almendras.
6 cucharadas de aceite de pepita de uva.

Preparación:
Mezclar en la batidora, dejando algunos tropezones, pues «CRUMBLE» significan migas.
Reservar.

Para la fruta:
Manzanas cortadas en cubos.
Fresas.
Moras.
Una pizca de sal.
2 cucharadas de amazake.

Preparación:
Dejar macerando la fruta con una pizca de sal.
Mezclar con el amazake.
Disponer de la fruta en una fuente para horno.
Cubrir con el CRUMBLE y hornear durante 10 min. o hasta que se haga costra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *