El cuidado de los riñones en invierno

riñones1

Durante los meses de invierno, todos los seres de la naturaleza se esconden, regresa  a su casa o entran en un proceso de reposo. Igual que los lagos y los ríos se congelan y cae la nieve, esta es una época del año en que el yin domina sobre el yang, de manera que la energia yang debe usarse con sabiduría. Deberíamos ir a la cama pronto y levantarnos después de que salga el sol, que nace más tarde en esta época. La actividad mental debe ser mantenida en estado de calma y regulada. La actitud debe ser como si guardáramos un secreto, debemos mantener el cuerpo caliente y evitar el frío, los poros de la piel bien cerrados evitando transpirar.
La filosofía del invierno es de conservación y almacenamiento.
(Extraído del clásico de la Medicina China Neijing).

El agua es la transformación que corresponde al invierno. Los órganos que corresponden a esta transformación son los riñones, la vejiga, el aparato urogenital y sus funciones, así como los oidos, los huesos, la espina dorsal y el pelo entre otros.

Del poder del elemento agua viene la capacidad de concebir, concentrar y conservar. La energia vital está alojada en el hara (bajo vientre), de ahí viaja a los riñones, así cuando nacímos nos dieron un regalo de energia.

De cómo utilicemos este regalo y como lo conservemos depende en gran medida nuestra vitalidad y longevidad. Es por eso importante mantener el cuerpo caliente, esto ser refiere a evitar enfriarnos con alimentos extremos, aunque un medioambiente externo frío y húmedo en exceso, o frío y viento también dañan los riñones y las funciones renales.

Para mantener alta la vitalidad y los riñones sanos hay que evitar el exceso de líquidos, especialmente fríos, especias, alimentos tropicales, café, azúcares simples, así como un exceso de proteina animal o comida, el exceso de sal o el uso de sal refinada (alta en sodio), así como la ausencia de sal integral.

Las preocupaciones, cansancio excesivo y continuado, exceso de sexo entre otros excesos, aniquilan los riñones y su preciada función vital.

Para cuidar los riñones deberíamos tomar en nuestra comida diaria todo lo que recuerde un medio marino (el origen): las algas entre las que resaltaríamos la kombu, fermentos como el miso, soyu y tamari, legumbres como las judías, judías castellanas, judías pintas o azukis, y de los cereales destacaríamos el trigo sarraceno que es muy útil cuando hay debilidad sexual o riñones muy débiles; también las raíces que hivernan bajo tierra (zanahoria, bardana o salsifin). Las ortigas, el perejil, las hojas de los nabos, las hojas de los rábanos, son una buena fuente de minerales que a la vez ayudan a eliminar excesos metabólicos del cuerpo. También las castañas, increible estabilizador glucémico, muy bajo en grasas a diferencia de otros frutos secos; el preciado sésamo negro con el que elaborar gomasio, condimento que contribuye a la flexbilidad de los huesos.

Si los riñones están orgánica y energéticamente tónicos, experimentamos: coraje, vitalidad, nos sentimos asertivos y curiosos; pero si hemos abusado o estamos abusando de comida expansiva, fría o azucarada, o igualmente de un exceso de proteina animal, la tendencia será a tener miedo, incluso a sentir terror, indecisos, dependientes, tímidos y miserables.

Experimenta cada día durante el invierno comer cereales integrales bien cocidos, largos estofados de legumbres, verduras, sopas con algas y fermentos naturales, tomar todos los días verduras de raíz y hojas verdes pequeñas.

Observa de esta manera como crece la curva de vitalidad.

Recetas

Menú de invierno
Crema de ortigas con chips de kombu
Moussaka de azukis
Trigo sarraceno salteado con castañas pilongas
Flan de zanahoria con mermelada de mandarinas

Crema de ortigas con chips de kombu (para 2 personas)

Ingredientes:
1 manojo de ortigas frescas sin
3 puerros son su parte verde
2 dientes de ajo
aceite de oliva
miso blanco
una pizca de sal

Para los chips de alga
1 tira de alga kombu de 6 cm cortada en 4 trozos
el zumo de medio limón
una pizca de pimienta negra

Elaboración:
Con unos guantes lavar muy bien las ortigas y eliminar los tallos leñosos.

Cortar el puerro incluyendo la parte verde en trozos pequeños.
Filetear el ajo
En un cazo pequeño calentar dos cucharadas de aceite de oliva, sofreir el ajo y el puerro con una pizca de sal. Añadir las hojas de ortiga y seguir salteando, tapar y cocer a fuego lento durante 20 min. Añadir agua, hacer hervir 10 min.

Disolver en un poco de caldo una cucharada sopera de miso blanco, agregar a la crema, triturar con ayuda de una minipimmer y pasar por el chino para eliminar la fibra.

En el momento del emplatado, freir los trozos de alga kombu en generoso aceite que los cubra, sacar y poner en un papel absorbente, añadirle el zumo del limón y una pizca de pimienta.

Servir la sopa con dos trocitos de alga frita.

(*) Esta crema entre muchas de sus propiedades destaca su efecto depurativo y remineralizante.

Moussaka de azukis

Ingredientes:
250 gr de azukis
100 gr de calabaza
1 calabacin
nata de avena
una cebolla
shoyu
gengibre
alga kombu
aceite de sésamo

Elaboración:
Dejar a remojo los azukis en el doble de agua en un trozo de alga kombu.
Cocer en la olla exprés 10 min a fuego alto y 30min a fuego bajo.
Paralelamente cortar una cebolla a cuadritos y sofreir en el aceite de sésamo. Cuando la cebolla esté transparente, añadir generoso shoyu. Agregar la cebolla a los azukis y dejar estofar 5 min más. Rallar un trozo de gengibre de 2 cm, extraer el zumo y agregar a los azukis.

Cortar la calabaza en lonchas finas, cortar los calabacines en lonchas finas.

En una bandeja o recipiente para horno, colocar una capa de calabaza, añadir los azukis, colocar otra capa de calabaza y otra capa de azukis.

Cubrir con una capa de calabacines y tapar el recipiente con papel de horno. Hornear a 250º durante 20 min, mezclar la nata de avena con una pizca de sal. Servir la moussaka con avena.

 (*) Los azukis son reconstituyentes de los riñones, pero a la vez este plato puede ser depurativo y adelgazante. Los azukis son como medicina para todas las disfunciones renales.

Trigo sarraceno salteado con castañas pilongas

Ingredientes:
1 vaso de trigo sarraceno

medio vaso de castañas pilongas
4 cucharadas de semillas de sésamo negro
una cucharada de malta de arroz
una pizca de sal
una cucharada de aceite de sésamo

Elaboración:
Dejar las castañas pilongas a remojo y cocer en la olla exprés 20 min.
Lavar el trigo sarraceno, dejar secar sobre un colador  y tostar ligeramente en una sartén sin aceite.
Llevar al fuego en dos medidas de agua y una pizca de sal, 10 min a fuego alto y 20 min a fuego bajo. Quitar la tapa y dejar secar. Tostar las semillas de sésamo negro
Saltear las castañas en aceite, mezclar con la melaza de arroz y el sésamo negro. Añadir el trigo sarraceno y mezclarlo todo bien.

(*) El trigo sarraceno tiene un efecto energetizante, tonifica la energia, calienta el cuerpo y los riñones, aumenta la líbido.

Flan de zanahoria con mermelada de mandarina

Ingredientes:
6 zanahorias
4 cucharadas de almendra molida
2 cucharadas de melaza de maíz
1 vaso de zumo de manzana
2 cucharadas de kuzu
½ kg de mandarinas

Elaboración:
Cocer las zanahorias en el zumo de manzana a la olla a presión.
Triturar hasta conseguir una crema fina.
Disolver en un poco de agua el kuzu, llevar al fuego al crema de zanahorias, añadir la almendra en polvo y la melaza de maíz.
Por último incorporar sin dejar de remover el kuzu hasta conseguir la consistencia deseada, apagar el fuego y dejar enfriar el flan.

Para la salas de mandarina:
Exprimir las mandarinas, hacer zumo, disolver el resto del kuzu y llevar al fuego con una pizca de sal hasta conseguir un espesor consistente. Bañar los flanes con esta salsa.

(*) Las zanahorias nutren los órganos profundos, dan raíz, tonifican la digestión. Tienen un efecto energetizante y relajante.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *